El Comercio

El Sporting B aguarda al líder en Mareo con el gatillo preparado

Claudio, máximo goleador del Sporting B, intenta zafarse del marcaje de los jugadores del Siero, en El Bayu.
Claudio, máximo goleador del Sporting B, intenta zafarse del marcaje de los jugadores del Siero, en El Bayu. / PABLO NOSTI
  • Con los cuatro tantos logrados en El Bayu, el filial rojiblanco ya es el conjunto más goleador de las cuatro primeras categorías nacionales

El Sporting B llegará este domingo (12 horas) al pulso en las alturas con su músculo ofensivo plenamente ejercitado. Los de José Alberto López aguardan en Mareo al líder, el Avilés, con el gatillo preparado después de otro contundente triunfo el pasado miércoles en Pola de Siero.

Los cuatro tantos logrados en El Bayu convirtieron al filial rojiblanco, con 44 dianas, en el conjunto más goleador de las cuatro primeras categorías nacionales y a esa vitola se aferra para recortar la desventaja de un punto que le separa de la cúspide de la clasificación. Ese primer puesto lo ocupa el Avilés, que defiende su posición de privilegio en el Pepe Ortiz de Mareo, territorio vedado para el visitante y convertido en el prolífico campo de tiro de los jóvenes del conjunto gijonés.

A ritmo de triunfo, como refleja su pleno en los seis duelos ligueros disputados en Mareo, los jóvenes valores sportinguistas afrontan una exigente prueba. Un envite con la oportunidad de demostrar que han extraído un buen aprendizaje, como pretende su entrenador, de la derrota sufrida el pasado 23 de octubre en Ganzábal, lugar de procedencia de Claudio, que la pasada temporada firmó 28 tantos con los langreanos para convertirse en el máximo artillero de la Tercera asturiana.

El ariete leonés ha dado continuidad a ese afinado olfato goleador con el escudo del Sporting en su pecho y se ha erigido en el principal brazo ejecutor de un filial gijonés repleto de pólvora. Con su doblete en El Bayu ya ha alcanzado la docena de dianas antes de completar el primer tercio de campeonato y contribuye a esa treintena que acumula su equipo delante de su afición.

Una pegada que acompaña con atención para no descuidar su portería. El Urraca ha sido el único capaz de celebrar un gol en Mareo y, aunque lo hizo por partida doble, no le sirvió para obtener ningún beneficio en forma de puntos. Amparado en ese camino inmaculado como local, el conjunto gijonés retará al líder.