El Comercio

El Caudal se impone en el descuento

Encuentro disputado en Estella, Navarra.
Encuentro disputado en Estella, Navarra. / JESÚS G. V.
  • Los de Mieres no dieron la impresión de un equipo que, hasta el momento, habían encajado 19 goles en 12 partidos

El Caudal consiguió el triunfo in extremis e infligió al Izarra su primera derrota en Merkatondoa esta temporada. El cuadro asturiano mostró en Estella una solidez defensiva muy por encima de lo que hasta el momento había demostrado. Los de Mieres no dieron la impresión de un equipo que, hasta el momento, habían encajado 19 goles en 12 partidos.

El Izarra modificó el estilo de juego y no quiso abusar del habitual juego directo por lo que decidió salir con el balón jugado desde atrás aunque no pudo superar la barrera del centro del campo asturiano donde el oficio de Óscar Pérez se impuso bien secundado por Quero y Javi, incansables durante toda la tarde.

Ninguno de los dos contendientes se fiaba de su rival y plantearon un encuentro muy táctico sin concesiones al error y sin espacios que pudieran aprovechar los delanteros.

Durante la primera mitad no se produjo ni un solo disparo a puerta por lo que tanto Aitor en un área como Bussman en la otra apenas tuvieron que atajar algún centro lateral con muy poco veneno. Sin embargo la ocasión más clara del primer acto fue del medio centro asturiano Óscar, quien en el minuto 44 se encontró con un centro al segundo palo que incomprensiblemente remató fuera.

En la reanudación respondió el cuadro navarro con un disparo de Josetxo que había pisado área para rematar la falta botada por Galán. Antes, el técnico local intentó ganar la batalla en la medular colocando a Briñol, junto a Yoel y sacrificando a Joan Monterde. El cambio no surtió el efecto perseguido por culpa de dos decisiones muy discutidas por parte del árbitro. La primera en el minuto 54 al castigar con tarjeta una falta en el centro del campo en la que Briñol llegó tarde. Siete minutos después el centrocampista navarro era expulsado al entender el colegiado que había simulado una falta. Quedaban 30 minutos de partido y el Izarra se había quedado con 10.

Borja movió el banquillo y dio entrada a Maestresalas por Julen con el objeto de hacerse fuerte en la medular. Entonces apareció la jerarquía de Bruno Araiz que en dos jugadas personales pudo llevar un peligro que no encontró remates resolutivos.

Y cuando daba la impresión de que estaba más cerca el tanto local, llegó la alegría para el Caudal. Un centro desde la izquierda fue cabeceado sin oposición por Javí Sanchez a la red de un Aitor Navarro que nada pudo hacer para evitar el gol.

Temas