El Comercio

El realista Carlos Vela cae derribado por el atlético Filipe Luis.
El realista Carlos Vela cae derribado por el atlético Filipe Luis. / EFE

Dos penaltis frenan al Atlético en Anoeta

  • La Real Sociedad consigue el triunfo gracias a los goles de Vela y William José, ambos desde los once metros

El Atlético llegó a Anoeta en busca del liderato de Primera y salió con una derrota dolorosa, la segunda consecutiva fuera de casa, por culpa de dos penaltis ingenuos que castigaron a un equipo que mostró su cara más timorata. Los rojiblancos ofrecieron su versión de temporadas pasadas. Esa en la que maduraba el partido hasta dar el zarpazo definitivo. Pero esta vez el plan salió mal.

La Real Sociedad saltó al césped empapado de Anoeta con las ideas claras. Los rojiblancos cedían la iniciativa del balón y buscaban enlazar tres o cuatro pases para salir con verticalidad a la contra aprovechando la velocidad de Carrasco, Gameiro y Griezmann, pero los 'txuri-urdin' lo evitaron con un juego rápido y directo, apoyándose en la mejor versión de Vela, que no dejaba pensar a los de Simeone.

El partido era una constante de interrupciones, balones divididos y barullos en el área. Pero todo cambió en nueve minutos locos con una doble ocasión de los rojiblancos y una de los realistas.

Gameiro, el mejor de la primera parte en el Atlético, llegó hasta la línea de fondo y puso un balón en la cabeza de Carrasco que Rulli despejó al centro del área, donde Saúl disparó para que de nuevo el meta argentino salvara a su equipo. Dos minutos después fue el palo el que evitó el gol del Atlético tras un disparo de Gameiro. La Real, lejos de asustarse, puso a prueba a Oblak gracias a un disparo desde fuera del área de Vela que salvó el portero esloveno cuando el balón se colaba por la escuadra de su portería.

La segunda parte comenzó con el Atlético más valiente que le permitió llegar con claridad en un par de ocasiones a la portería de Rulli, pero un penalti absurdo e inocente de Gabi sobre Yuri permitió a la Real Sociedad ponerse por delante después de que Vela anotara la pena máxima. Todo se le ponía en contra al equipo de Simeone, que movió el banquillo. Pero el guión del partido no cambió y los rojiblancos seguían a merced del equipo de Eusebio. Para colmo, Correa hizo otro penalti tan innecesario como claro y William José no perdonó para poner el 2-0 y finiquitar el partido a favor de una Real Sociedad que fue mejor ante un Atlético que pagó su racanería.