El Comercio

El Oviedo B frena al líder

Jaime Santos -con el número 11- corre hacia la banda para celebrar el gol que adelantaba a los rojiblancos en El Requexón.
Jaime Santos -con el número 11- corre hacia la banda para celebrar el gol que adelantaba a los rojiblancos en El Requexón. / FOTOS: ÁLEX PIÑA
  • Un gol de Viti sobre la bocina impidió el triunfo de los gijoneses en el derbi de filiales

  • Los rojiblancos, que se mantienen al frente de la clasificación, se adelantaron en la primera mitad con un tanto de Jaime Santos

El Oviedo B y el Sporting B revivieron el derbi de filiales después de trece años de espera y repitieron el reparto de puntos. Si en 2003 habían igualado sin goles, ayer lograron uno cada equipo en un partido en el que el conjunto rojiblanco fue mejor en la primera parte ante un temeroso cuadro azul que se acercó con poco peligro a la meta de un casi inédito Javi Benítez.

La oportunidad más clara para los gijoneses llegaba cuando todavía no se había cumplido el minuto diez, con un buen pase de Berto Cayarga a Ramón, que no supo finalizar la jugada con un disparo entre los tres palos. Poco después era Claudio quien, en posición forzada, enviaba el balón fuera.

Pasada la media hora, un disparo de Pablo Fernández lo detuvo Alfonso Herrero y la primera escaramuza ofensiva de los azules llegó con una internada de Jaime Serrano, cuyo centro-chut lo detuvo sin problemas Javi Benítez. A tres minutos del descanso, los de José Alberto López lograron romper la igualdad del marcador.

Un centro de Pablo Fernández no pudo despejarlo con acierto Alfonso Herrero y el balón le quedó muerto a Jaime Santos, que no perdonó. Tras el paso por vestuarios, bien porque el filial oviedista se hizo con el balón o porque los sportinguistas retrasaron sus posiciones, los de Luis Arturo tuvieron más el balón y ganaron en peligrosidad con las entradas al terreno de juego de Viti y Asier.

Al cuarto de hora de la reanudación se produjo una jugada muy protestada por el conjunto gijonés. En una entrada sobre Claudio de Iván Prendes, que ya tenía cartulina amarilla, los sportinguista reclamaron su expulsión. El propio ariete leonés tuvo el gol que sentenciaba la victoria rojiblanca en su cabeza, pero su gran testarazo lo desvió Alfonso Herrero con una gran intervención.

Con un Sporting B cada vez más replegado emergió la figura de Viti. El extremo, que se perdió las primeras jornadas del campeonato liguero por una lesión, puso en aprietos a la zaga visitante con un buen centro que lograron desbaratar. Lo siguieron intentando los de Luis Arturo, que disfrutaron de una oportunidad de gol clarísima a balón parado. Una falta botada por Ander la cabeceó fuera Iván Prendes en una gran posición.

Un disparo de Lucas se perdió alto tras un remate de Asier y, cuando parecía que los gijoneses iban a lograr mantener su ventaja en el marcador, Viti se zafó de su marcador con un regate dentro del área y con un disparo raso que llegó a tocar Javi Benítez logró introducir el balón en el fondo de la portería. El empate reflejó el reparto del dominio a lo largo de los noventa minutos de un duelo que, pese a frenar la inercia triunfal del Sporting B no le aparta del liderato.