El Comercio

El Zaragoza vence al Mirandés y agrava su crisis de resultados

El capitán del Mirandés Rúper trata de eludir la vigilancia de Javi Ros, con el asturiano Álex Barrera al fondo.
El capitán del Mirandés Rúper trata de eludir la vigilancia de Javi Ros, con el asturiano Álex Barrera al fondo. / LFP
  • El conjunto burgalés, que se mantuvo invicto en las nueve primeras jornadas, acumula cinco derrotas consecutivas que le han relegado a la zona de descenso

El Mirandés no logró frenar su hemorragia y sufrió en La Romareda su quinta derrota consecutiva y su séptima jornada reñido con la victoria. El conjunto burgalés, que se mantuvo invicto en las nueve primeros duelos ligueros, sigue sin encontrar su rumbo y ya integra el cuarteto de cola de la tabla después de que el Zaragoza le superase (2-0) ayer en un choque en el que los maños convirtieron en goles sus dos primeras llegadas al área.

En la recta final de la primera mitad, Javi Ros botó una falta que terminó cabeceando en boca de gol Juan Muñoz. El remate del joven sevillano logró rechazarlo Sergio Pérrez, pero Cabrera recogió el balón para enviarlo a la red. En un contragolpe al filo del descanso, Edu García sentenció un triunfo que permite al Zaragoza alcanzar la zona de 'play off' de ascenso, a la que regresa el Lugo tras vencer al Rayo en el estreno de Rubén Baraja en el banquillo franjirrojo.

Un solitario gol de Seoane, que batió a Gazzaniga con la complicidad de la defensa vallecana, incapaz de alejar un balón de la frontal de su área, le bastó al conjunto lucense para sumar los tres puntos en un choque que finalizó con diez jugadores por la expulsión de Ignasi Miquel. Los de Luis César Sampedro resistieron la recta final del choque en inferioridad numérica y mantuvieron una ventaja que cerró una serie de cinco jornadas sin victorias.

También con diez jugadores por la expulsión de Cristian aguantó el Sevilla Atlético ante el Almería el 1-0 a su favor, conseguido precisamente por el zaguero uruguayo a la salida de un córner antes de cumplirse el primer cuarto de hora de juego. Ese tanto les aúpa a la segunda plaza, lo que permite estar en ascenso directo al perseguidor del filial hispalense, el Girona, que se impuso por la mínima (0-1) al UCAM Murcia en La Condomina. Los catalanes volvieron a mostrar su solvencia defensiva y se encomendaron a la picaresca de Longo, que ganó la partida a la zaga murciana y batió a Fernando para desnivelar el encuentro en la segunda mitad.