El Comercio

«Me cambiaría por cualquiera de la primera plantilla del Sporting»

Jaime Santos, durante su visita ayer a Barcelona.
Jaime Santos, durante su visita ayer a Barcelona. / E. C.
  • Jaime Santos, autor del gol gijonés en el derbi de filiales, es el futbolista a las órdenes de José Alberto que más partidos acumula en el segundo equipo rojiblanco

A Jaime Santos le puede la ambición cuando echa la vista atrás para tratar de extraer la lectura positiva del punto cosechado el pasado domingo en El Requexón, que permite al Sporting B comandar la clasificación de la Tercera asturiana una jornada más. Tras enfrentarse a un equipo de Primera como el Alavés en el amistoso a las órdenes de Abelardo en el Suárez Puerta, el mediapunta rojiblanco cerró una semana atípica con su gol en el derbi de filiales, uno de esos choques en los que se multiplica el número de miradas sobre los jóvenes valores del club, que vieron esfumarse el triunfo sobre su eterno rival en el tiempo de prolongación de la segunda mitad.

«Pensándolo en frío, seguimos líderes gracias a que pinchó el Langreo. Si lo miras así, sacas algo positivo, pero hicimos un buen partido y con los tres puntos nos hubiésemos quedado líderes en solitario», reflexiona Jaime Santos en un alarde de esa competitividad que ha impulsado al filial rojiblanco a conquistar la fase autonómica de la Copa Federación y el primer puesto en la tabla. «Es un paso atrás, pero queda mucho y hay que seguir remando», proclama el ovetense, que adelantó al su equipo en el marcador el pasado domingo con un tanto al filo del descanso.

Su sexta diana liguera llegó en un contexto singular y no oculta esa trascendencia. «Qué voy a decir que no se sepa, un gol ante el Oviedo, con los años que llevo jugando en la casa, es muy especial. Realmente todo lo que sea ayudar es importante», señala el versátil atacante, que puede desenvolverse en ambos costados y en El Requexón demostró su intuición para seguir la jugada y cazar el despeje del guardameta Alfonso Herrero. «Me gusta la media punta. Soy un futbolista de jugar rápido, de dar el último pase y de llegada desde atrás», explica el futbolista de la actual plantilla del Sporting B que más partidos acumula en el filial rojiblanco.

El del pasado domingo fue su encuentro liguero número 75 y afronta su tercera campaña en el filial como uno de los capitanes del equipo. «Llevo muchos años en el club y los roles van cambiando a medida que pasan las temporadas», afirma Jaime Santos, que a sus 21 años asume con naturalidad su jerarquía. «Se fue mucha gente, quedamos muy pocos del año pasado e igual que tengo que aprender de ellos también intentaré que aprendan de mí lo máximo posible», indica sobre su rol de veterano.

El «sueño» del primer equipo

Jaime, que creció con Ronaldinho como referente futbolístico, comenzó a jugar al fútbol a los cinco años en la Peña Berto y llegó al Sporting para enrolarse en las filas de su equipo benjamín B. Desde entonces ha escalado todos los peldaños de la cantera rojiblanco y solo le falta el último, el que anhelan completar todos los niños que entran a Mareo.

«Tengo la suerte de entrenar muchos días con la primera plantilla del Sporting y les admiro a todos. Estar donde están ellos es mi sueño y realmente me cambiaría por cualquiera», revela el mediapunta, reclutado para la concentración de pretemporada en Portugal por Abelardo, que le ha dirigido en varios amistosos, pero todavía no en un encuentro oficial.

«Siempre lo veo lejísimos. Trabajo para ello porque nuestro objetivo es acceder al primer equipo, pero sé que es muy complicado. Hay mucha gente y ojalá algún día llegue», confiesa con sinceridad, pero consciente de que esa puerta está abierta. «Sabemos que el 'Pitu' y el cuerpo técnico del primer equipo están pendientes. Somos conscientes de que siempre hay miradas sobre nosotros y no podemos parar. Tenemos que avanzar y progresar», concluye.