El Comercio

Cristiano Ronaldo posa desafiante tras marcar su tercer gol en el Vicente Calderón.
Cristiano Ronaldo posa desafiante tras marcar su tercer gol en el Vicente Calderón. / AFP

Cristiano dinamita al Atlético

  • El portugués resuelve el derbi con un triplete y sofoca la rebelión de los 'colchoneros', que ya están a nueve puntos del Real Madrid

El Atlético regaló la primera parte al Real Madrid y quiso arreglarlo con un maravilloso arrebato de orgullo y furia al comienzo de la segunda, pero chocó contra un gran Isco y un letal Cristiano Ronaldo, quien sentenció el derbi con un triplete y sofocó la rebelión de los guerreros de Simeone. El de anoche fue un partido eléctrico, emocionante, con un ambiente espectacular en las gradas y dos equipos que dieron todo lo que tenían para llevarse los tres puntos y la satisfacción de imponerse al vecino. La diferencia estuvo en que los del Calderón disparaban con cerbatanas y los blancos con cañones de gran calibre, que finalmente abrieron tres boquetes en el muro que protegía los dominios de Oblak.

Quien pensara de entrada en un derbi soporífero, sin apenas espacios ni lugar para la invención, se equivocó por completo. Tanto el Atlético como el Madrid salieron con la intención de lucir su mejor perfil. Los 'colchoneros' mandaron durante los diez minutos iniciales y en el tramo final de la primera parte, mientras que los 'merengues' se adueñaron de la parte central y crearon hasta tres grandes ocasiones que desbarató un inmenso Oblak. Zidane salió sin un delantero centro específico y tiró a Bale a la banda izquierda y puso a Lucas Vázquez por la derecha. Centró a Cristiano Ronaldo y ordenó a Isco que escoltara al portugués. El malagueño estuvo fabuloso y rayó a un grandísimo nivel, pendiente del juego en todo momento y acertado en la toma de las decisiones. Fue el impulsor de una acción por el flanco izquierdo que Marcelo convirtió en un preciso centro cabeceado por el astro luso, quien no se podía creer el paradón del esloveno. Y su repertorio se ampliaría con el paso del tiempo.

El Atlético solo asustó con un centro-chut de Carrasco que despejó Marcelo en el segundo palo. El Madrid se encontraba cada vez más cómodo y entonces apareció Modric, escoltado por su paisano Kovacic, quien tras varios rebotes se hizo con el balón al borde del área, un poco escorado a la izquierda, y cruzó la pelota buscando el ángulo largo. De nuevo emergió la interminable figura de Oblak para detener el disparo del croata. Eran avisos que finalmente descargaron la tormenta. Savic hizo una falta sobre Isco y Cristiano la pidió. Su remate rebotó en el central montenegrino y engañó a Oblak, que nada pudo hacer para evitar el 0-1. Poco después el luso le hizo un roto a Godín en el área, pero su disparo, flojo, lo acunó el esloveno.

El Atlético se estiró un poco, pero echaba de menos a Griezmann y a Koke, desaparecidos, junto a un inofensivo Torres. El Madrid cerró la primera parte con oficio y se fue contento a los vestuarios.

Asedio y mazazo

El panorama cambió radicalmente en la reanudación. El Atlético salió en tromba y embotelló al Madrid, que se defendía como podía y no sabía cómo contener a los de Simeone. Koke retrasó un poco su posición para tener más la pelota y Griezmann salió de la cueva. Carrasco buscó la escuadra desde más allá de los 20 metros, el francés, solo en el área y escorado a la izquierda, desperdició una ocasión clarísima y los ataques no paraban de sucederse en un derbi que se jugó por última vez en el Vicente Calderón. La zona central 'merengue' con Nacho y Varane aguantó y los de Zidane tardaron un cuarto de hora en quitarse de encima a los 'comanches' rojiblancos.

La sentencia llegó en el minuto 71 con un penalti de Savic sobre Cristiano, que transformó el propio portugués. El 'Cholo' activó a Correa y a Gameiro, pero ya era tarde. Una contra iniciada por Isco la condujo Bale y el galés le sirvió en bandeja el tercero al luso, quien se dio un festín ante un Atlético que ya está a nueve puntos del Madrid.