La calidad del Sporting desnivela el derbi