El Comercio

El Femiastur busca asentarse

Parte de la plantilla del Femiastur, antes de comenzar un partido en La Toba esta temporada. :: FOTOS  JOSE PRIETO
Parte de la plantilla del Femiastur, antes de comenzar un partido en La Toba esta temporada. :: FOTOS JOSE PRIETO
  • El conjunto avilesino quiere dar un paso más en Segunda División tras lograr hace un año una histórica permanencia

Después de firmar la temporada pasada la primera permanencia en Segunda División de su historia, el Femiastur ha comenzado la presente campaña con la intención de consolidarse en la categoría, para abandonar definitivamente el calificativo de equipo 'ascensor'.

Este curso bajo la dirección de Rubén Blaya, el conjunto avilesino está cumpliendo los pronósticos y sólo una debacle propiciaría el descenso de categoría, pues el Femiastur está demostrando ser superior a más de tres y cuatro equipos de la categoría, algo que refrendan sus números. Y eso que el camino no ha sido fácil.

Tras un verano muy extraño en el que no se registró ninguna incorporación, y sí alguna baja, Larfe presentó a finales de julio su dimisión. La directiva se decantó por Rubén Blaya para tomar las riendas del proyecto y éste echó mano del filial para completar una plantilla muy joven, aderezada en las últimas semanas por Cris, que durante el verano meditó seriamente la retirada, pese a contar con tan solo 30 años, y Silvia, clásica jugadora del fútbol asturiano que el pasado curso defendió los colores del Lugano suizo.

Con varias jugadoras de entre quince y dieciséis años y un filial que juega muy bien al fútbol, el Femiastur calcula que, si mantiene el bloque, en dos temporadas podrá luchar por objetivos más ambiciosos dentro de la Segunda División. Por el momento, la intención es acercarse lo máximo posible a la mitad de la tabla y no pasar apuros para mantener la categoría. Hay motivos para ser optimistas.