El Comercio

«Me siento importante en el Alcorcón, estoy muy cómodo aquí»

El gijonés Pablo Pérez, cedido por el Sporting al Alcorcón.
El gijonés Pablo Pérez, cedido por el Sporting al Alcorcón. / J. PAÑEDA
  • Pablo Pérez Centrocampista del Alcorcón

  • «El Sporting tiene una plantilla cualificada de sobra para sacar esta situación adelante»

A sus 23 años, Pablo Pérez (Gijón, 1993) afronta una temporada clave en su trayectoria. A préstamo en el Alcorcón, comienza a adquirir la continuidad que le faltó la pasada campaña, en el curso de su estreno en la élite. El mediapunta asturiano vuelve a sentirse importante en el conjunto madrileño, el adversario de este sábado del Real Oviedo, al que ha castigado con sus goles las dos últimas veces en las que se han cruzado sus caminos.

Con la camiseta del Sporting tiene un componente simbólico enfrentarse al Oviedo, ¿también lo afronta así con el Alcorcón?

Soy de Gijón y jugar contra el Oviedo la verdad que es diferente, pero ahora mismo hay que pensar solo en sumar los tres puntos para el Alcorcón.

¿Le mandan sus amigos y excompañeros más mensajes de lo habitual por el rival?

Alguno sí (ríe). Me dijeron cuando marqué el otro día (contra el Reus) que ya podía dejar el gol para esta semana.

Verdés indicó lo incómodo que se siente el visitante en Santo Domingo. Usted que lo vive cada quince días, ¿condiciona tanto?

Recuerdo cuando vinimos la última vez con el Sporting, nos costó mucho adaptarnos. A los equipos sí les afecta y ahora jugando aquí también lo notas. Tenemos que jugar con la baza de Santo Domingo.

Ayer Pereira elogió la propuesta de Julio Velázquez, ¿le ha venido bien el cambio de entrenador?

Julio es un muy buen entrenador, le da protagonismo a la pelota y así me siento cómodo.

Verdés indicó lo incómodo que se siente el visitante en Santo Domingo. Usted que lo vive cada quince días, ¿condiciona tanto?

Recuerdo cuando vinimos la última vez con el Sporting, nos costó mucho adaptarnos. A los equipos sí les afecta y ahora jugando aquí también lo notas.

¿A nivel individual le están yendo las cosas como esperaba?

La verdad es que estoy muy contento aquí. Me siento importante y tengo los minutos que necesito, me tratan muy bien.

El año pasado les tocó vivir una mala racha, pero ninguna tan larga como la que atraviesan sus excompañeros. ¿Mantiene el contacto con ellos? ¿Cómo les ve moralmente?

Sí, además de antiguos compañeros tengo amigos en ese vestuario. Están convencidos de sacar esto adelante, que no estén nerviosos en Gijón porque lo van a conseguir.

El Molinón tiene esa fama de cainita. ¿Sintió que tenía que demostrar más que el resto?

No, El Molinón es exigente, pero lo es para todos. Soy consciente de que tuve malos partidos. El año pasado no hice una buena temporada.