El Comercio

Ontiveros da el triunfo al Málaga en un partido agónico

El Málaga, con un gol en la prolongación del delantero Javi Ontiveros, igualó el récord de victorias consecutivas como local -cinco- de la temporada 2011-12 al ganar (4-3) a un buen Deportivo, que mereció más.

Sin mucha afición en las gradas de La Rosaleda por la lluvia, empezó el partido. Y lo hizo con un duro golpe para los locales. El colegiado Bikandi Garrido señaló penalti por un agarrón de Ricca a Gama. Borges fue el encargado de engañar al meta Kameni.

Los malagueños intentaron despertar del letargo y otro agarrón, esta vez de Borges sobre Míchel Santos, fue señalado como pena máxima. El propio delantero devolvió la igualdad. Y no solo eso. En una falta sobre el centrocampista Juanpi Añor, en la frontal del área, Sandro asumió la responsabilidad y su lanzamiento entró por la escuadra para adelantar al Málaga.

El equipo local, romo en ataque, cambió el decorado en el inicio de la segunda parte. Y Santos, tras una jugada de tiralíneas, aprovechó, en el punto de penalti, para batir a Tyton con un disparo que entró pegado al poste derecho.

Era la sentencia o eso creían los aficionados, pero el Deportivo no se arrugó. El gol gallego tenía que llegar por su insistencia y, tras un centro de Carles Gil, Andone, de cabeza, acortó diferencias. Pero las desdichas para los malaguistas continuaron porque un centro por la derecha lo despejó Kameni, tocó en Borges, y el balón se introdujo en la portería (3-3).

Cuando el partido moría, en la prolongación, un canterano, el delantero Javi Ontiveros, se fabricó un gran gol con un disparo desde la frontal que batió a Tyton. Era el cuarto y la victoria para los locales sin tiempo para más.