El Comercio

Javi Porrón frena a la Ponferradina en El Toralín

fotogalería

Héctor Figueroa dispara fuera ante el meta Javi Porrón y el defensa Omar Hernández. / TWITTER PONFERRADINA

  • El Lealtad regresa con un punto gracias a su guardameta, inconmensurable, y rompe su racha de tres derrotas a domicilio

El Lealtad también pescó ante la Ponferradina. El equipo maliayo se mostró ultradefensivo en El Toralín, pero ordenado y acertado atrás, con un Javi Porrón inconmensurable, mientras que el equipo local se perdió en su incapacidad para sumar su cuarta jornada consecutiva sin vencer, sexta de la escuadra visitante.

Apenas gozó el cuadro del Principado de ocasiones de gol, aunque, con el paso de los minutos y con los nervios locales, flotaba en el ambiente la opción de que en alguna salida rápida el equipo de Villaviciosa podía sorprender. Gozó de tres llegadas en el segundo acto, una incluso con un tiro de Iván Garrido que hizo emplearse a fondo a Moldován.

Andy y Héctor Figueroa fueron las novedades en el equipo local. El Lealtad, que empezó con un 4-4-2, pronto tuvo que meter a Mendi entre los centrales y retrasar a Adrián Llano al centro del campo ante las llegadas por bandas del conjunto local.

La primera parte de total dominio blanquiazul. El equipo de Roberto Aguirre se metió atrás y eso hizo que el dominio deportivista fuese mayor, pero de nuevo con una alarmante carencia ofensiva. Y eso que el comiendo fue prometedor para la escuadra de Munitis. En el primer minuto, Javi Porrón se lucía en un remate de cabeza de Héctor Figueroa. Luego le sacó otro cabezazo a un Juanto que era el que parecía tener las ideas más claras en ataque. En el otro lado, un único avance de la escuadra maliaya con un tiro flojo de Jandrín y dos llegadas al áreas sin peligro ni remate.

Cambio táctico de Aguirre

Adán Gurdiel y Pastrana entraban con cierta facilidad por los costados y eso lo arregló Roberto Aguirre con el cambio táctico ya descrito. El Lealtad pasó una gran parte del duelo sin salir de su campo, pero la Ponferradina volvió a adolecer de último pase. Además, jugó demasiado en horizontal, ralentizando el juego y sin ideas. Y los centros al área eran muy fáciles de defender por parte de la escuadra del Principado.

Antes del descanso, Juanto se fue en línea de fondo, pero abusó de su confianza y remató fuera sin ángulo cuando podía haber dado el pase de la muerte hasta a tres jugadores. También un defensa sacó un pase de la muerte de Pastrana y Porrón un remate desde fuera del área de Andy. Además, el equipo local se quedó sin el concurso de Gonzalo por lesión en un aductor. Le reemplazó Núñez.

El exdeportivista Róbert saltó al campo tras el intermedio por Pablo Gallego y Aguirre cambió de banda a Jandrín. En el minuto 55, Héctor Figueroa gozó de una ocasión excepcional. Por fin el conjunto local encontró un hueco a la espalda de la defensa en un pase de Menudo al canario, pero este no pudo en el mano a mano con un portero que crecía por momentos. Álvaro Muñiz se asomó al área berciana con un remate de cabeza y, a partir de ahí, el duelo cayó en 20 minutos de imprecisiones.

Jónathan Ruiz, Rayco y Garrido fueron los hombres de refresco por parte de los entrenadores en esa zona central del segundo tiempo. La Ponferradina se perdió en su inoperancia. En el último cuarto de hora, dos zagueros sacaron in extremis dos centros similares desde la derecha que tenían marchamo de gol en el primer palo. Y Porrón salvaba otra a remate de Figueroa. Antes, la entrada de Camporro y la ya descrita acción de contragolpe de Garrido con despeje de Moldován.

Al final el equipo visitante aguantó las acometidas bercianas y sacó un punto positivo para sus intereses después de tres derrotas seguidas lejos de Les Caleyes. Mientras, la Ponferradina desaprovechaba el empate del Pontevedra y queda a cuatro puntos de zona 'play off'.