El Comercio
Benzema disputa el balón con Yeray, con Cristiano detrás.
Benzema disputa el balón con Yeray, con Cristiano detrás. / AFP

Benzema asalta San Mamés

  • Guiado por el delantero francés, el Real Madrid se lleva la victoria ante el Athletic en un encuentro en el que no tuvo que apelar al espíritu de la remontada

El Real Madrid salió bien librado de uno de los choques más complicados que le quedan de Liga. El líder asaltó el fortín de San Mamés (1-2), donde el Athletic acumulaba 16 victorias y tres empates. Esa racha se quebró ayer, gracias a una notable actuación de Benzema y de Casemiro, este último agregando a su trabajo de siempre la condición de asistente y goleador.

Brillaba por su ausencia el control, aceptando ambos conjuntos un ida y vuelta que pudo tener como primer beneficiado al Real Madrid. Cristiano recibió un pase en profundidad de Benzema que sacó Kepa con la mano izquierda.

Estaban enchufados el portugués y el francés, ávido el primero de borrar el cero en su registro goleador en 'la Catedral' y sacrificado el segundo asumiendo la condición de asistente para su mejor socio. Fue finalmente Benzema quien abrió el marcador en una jugada iniciada con un soberbio balón en largo de Casemiro al espacio que atacó Cristiano, quien viendo al francés solo en el segundo palo metió el centro para que el '9' anotase su octavo gol ante el Athletic.

Poco más de sí dio la primera parte, con un Athletic intenso y ambicioso que no obtuvo premio con sus arremetidas, y un Real Madrid que, caso poco frecuente en los últimos tiempos, no necesitó verse por detrás en el marcador para conectar a sus estrellas.

En la segunda parte, el Athletic salió dispuesto a encerrar al Real Madrid atrás, un envite que facilitan los blancos, y lo pagaron pronto al recibir un gol de Aduriz. Salivaban los 'leones', que veían la posibilidad de hacer sangre. Sacó entonces el Madrid ese coraje del que sólo tira cuando le muerden. Cuatro minutos le duró la alegría al Athletic. Un córner botado por Kroos que Cristiano peinó al segundo palo llevó el cuero a los pies de Casemiro, quien marcó su segundo tanto en lo que va de Liga.

Con el marcador de nuevo favorable Zidane se atrevió a desmontar la BBC, sentando a Cristiano para introducir a Isco. Y con la entrada de Morata por Benzema se completó la paradoja de que el único que estuvo flojo de la BBC (Bale) fue también el único que acabó el partido. Pese a ello, Zidane cantó victoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate