El Comercio

El Caudal se trae un valioso punto

El mierense Javi Sánchez, a la derecha, trata de cortar el avance de un rival.
El mierense Javi Sánchez, a la derecha, trata de cortar el avance de un rival. / OPTA
  • El equipo de Iván Ania planteó un partido valiente en la primera mitad y resistió el empuje del Boiro tras el paso por los vestuarios

El Caudal se hizo ayer con un importante punto en campo del Boiro, que le permite mantener una ventaja de un punto sobre el Mutilvera, que está colocado en puestos de 'play out' de descenso. El conjunto preparado por el técnico Iván Ania planteó un partido valiente en la primera mitad y supo resistir el empuje local en los instantes finales para evitar que se creasen ocasiones de peligro.

La apuesta del equipo mierense fue la de presionar cerca del área contraria para impedir a su contrincante el juego combinativo. Eso generó una batalla en la zona ancha del campo en la que la escuadra mierense supo moverse mejor. Así llegó en repetidas oportunidades a las cercanías del área defendida por Pato. Buscó, con balones aéreos, alguna debilidad en la última línea anfitriona, pero esta respondió con acierto.

Esa idea provocó que, superado el Ecuador de la primera parte, el Boiro dejara de insistir con la salida con juego en corto y pasara a poner en práctica, en su lugar, un fútbol más directo. Trató de buscar las bandas y, en esas circunstancias, Cristian y Noel Alonso se vieron obligados a recortar parte de su ambición ofensiva para comenzar a multiplicarse en su labor en la retaguardia.

La única llegada con cierto peligro de la primera mitad se produjo en el minuto 25. Tras un par de rebotes, Javi Sánchez se apoderó del esférico y sacó un remate flojo que Pato paró sin problemas. En el área contraria, el colegiado anuló una acción por fuera de juego de Pedro Beda que acabó con un disparo a gol de Juanpa.

Los nervios mantuvieron el guión establecido en la segunda mitad. Los futbolistas de Iván Ania redoblaron el esfuerzo, pero tan solo consiguieron provocar un sobresalto en la lucha de Ernesto por el costado diestro. Este desequilibró a Jimmy y a Catú, se quedó excesivamente escorado yo su centro raso fue controlado con algún apremio por Pato.

Fue de más a menos el Caudal, que a medida que pasaban los minutos pagó la intensidad que le puso al choque. A medida que el tiempo transcurrió, optó por cubrir su parcela ante un contendiente que se hizo más largo. El Boiro ganó metros y durante el cuarto de hora final tomó por asalto el campo visitante. Alternó combinaciones con balones en largo, realizó cambios ofensivos, pero no tuvo precisión. Ante la superioridad con la que se encontró en su rival, el equipo asturiano reforzó su defensa, dio un paso atrás y buscó solidez en los despejes a los constantes centros laterales que realizó el cuadro local para defender el punto y conservar su puesto por encima de su rival.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate