El Comercio

fútbol

«Soy un privilegiado por haber podido vivir tantas cosas con la Selección»

Ramiro Alonso posa con dos camisetas de La Roja en su local.
Ramiro Alonso posa con dos camisetas de La Roja en su local. / PIÑA
  • Ramiro Alonso, psicoesteta de La Roja desde hace dos décadas, será homenajeado el día 30 en un acto en Oviedo al que acudirá Del Bosque

«Nos ganó con una buena dosis de sencillez, discreción y profesionalidad, a base de darnos el consejo adecuado en el momento preciso y de preocuparse por nosotros sin esperar nada a cambio». La frase la firman al alimón en un libro dos de los jugadores más legendarios de la historia del fútbol español, Íker Casillas y Raúl, y resume a la perfección la estrecha relación que han establecido los futbolistas de La Roja con el popular psicoesteta asturiano Ramiro Alonso, el hombre que ha cuidado su imagen en las concentraciones durante las últimas dos décadas.

Todo empezó, según recuerda Ramiro, de una forma casi casual: «Fue hace 25 años. La selección jugó un partido en Oviedo y Javier Clemente concentró a los jugadores durante siete días en el Hotel Reconquista, muy cerca de mi local». Aquel detalle, a priori intrascendente, cambió la vida del psicoesteta nacido en Aller. «Yo ya cortaba el pelo a Abelardo y a Luis Enrique, que empezó a trarme a los jugadores del Real Madrid. Clemente oyó hablar de mí y le corté el pelo a él también», señala. Un mes después, La Roja quedó concentrada en Puente Viesgo, Cantabria, y el técnico vasco le pidió a Luis Enrique que hablara con su amigo peluquero para que fuera con ellos.

Desde entonces, Ramiro ha sido uno más dentro del equipo. Estuvo presente en decepciones como la del Mundial de 1998 en Francia y en éxitos como las dos Eurocopas y el Mundial conquistados en solo cuatro años entre 2008 y 2012. «Soy un privilegiado por haber podido vivir tantas cosas con la Selección», reconoce.

Los futbolistas valoran su discreción y el que siempre esté dispuesto a escucharlos, sobre todo si las cosas van mal. Guardiola, Raúl, Nadal, Hierro... Todos han pasado por sus tijeras, excepto uno. «Iván Campo no me dejó que le cortara el pelo porque se lo hacía su cuñada, pero siempre estaba conmigo en la habitación. Después del Mundial de Francia me regaló una camiseta suya con una dedicatoria: 'Para Ramiro, mi peluquero. ¡Y yo, con estos pelos!'». Es una de las más de doscientas que tiene en su colección.

De cara a la concentración de estos días en Asturias, Ramiro ya ha recibido mensajes de Morata y Silva para que sepa que van a requerir de sus servicios. El próximo jueves 30 de marzo recibirá el premio 'Ovetense del año 2016' en un acto al que acudirá una importante representación de la Federación Española. Vicente del Bosque será el encargado de leer su semblanza. Seguro que el exseleccionador utiliza también la palabra 'discreción' para hablar del homenajeado.

A Ramiro Alonso le gusta cuidar cada detalle, por eso ayer ultimaba los preparativos del regalo que dejará el próximo jueves por la mañana en todas las habitaciones del hotel La Llorea ocupadas por miembros de la expedición de la selección española: «Es mi forma de darles la bienvenida a mi tierra». El psicoesteta incluirá en una bolsa una revista que se ha editado con motivo de la entrega del premio 'Ovetense del año 2016' y una tarjeta con un afectuoso mensaje personalizado para las más de cincuenta personas que viajan con La Roja, aunque lo que más agraderán los futbolista seguramente sea la caja de moscovitas que ha encargado en una confitería ovetense y el lote de productos de belleza -«champú, after shave, gomina y cera»- que les ha preparado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate