Un culín de sidra por un gol en la liga inglesa

Fernando Forestieri, escancia un culín tras su gol.
Fernando Forestieri, escancia un culín tras su gol.
  • El delantero Fernando Forestieri, del Sheffield Wednesday, dedicó así el tanto al equipo médico que le trató de una lesión en Asturias

«¿Por qué hace eso?». Fue la pregunta de los hinchas del Sheffield Wednesday, de la segunda división inglesa, cuando su delantero Fernando Forestieri, tras marcar un gol, corrió hacia uno de los fondos del estadio de Hillsborough y, parado frente a los hinchas, levantó su brazo derecho, con un dedo apuntando hacia abajo como simulando una botella, y bajó el izquierdo, como si sujetara un vaso. Nadie lo entendió. E incluso en las redes empezaron a proliferar memes en los que aprovechaban su postura para mostrarle sujetando un violonchelo o estirando una bufanda del club. Sí lo entendió el equipo médico que en marzo estuvo tratándole en Gijón de una lesión de rodilla. Forestieri no hacía más que cumplir la promesa que les hizo de escanciar un culín de sidra cuando marcara su primer gol una vez recuperado.

El jugador argentino, que en el año 2009 pasó una temporada jugando en España en las filas del Málaga, sufrió a principios de marzo una dura lesión que en un principio hizo temer a muchos de sus seguidores que se perdiera lo que queda de temporada. Sin embargo Forestieri decidió buscar una segunda opinión y pensó para ello en el osteópata Daniel Reguera, con quien coincidió durante varios años en el Watford, de la Premier League. De este modo recaló en la Clínica Ruiz de Lara de Gijón, donde fue tratado, entre otros, por el propio Reguera y el fisioterapeuta Aitor Ruiz de Lara. «Me han ayudado mucho física y mentalmente», señaló a la prensa inglesa el futbolista, quien destacó que en Asturias los médicos «siempre fueron muy optimistas, no sé por qué todos daban mi temporada por finalizada».

Mientras se recuperaba Forestieri también tuvo tiempo para conocer la sidra y cuando regresó a Inglaterra prometió al equipo que le atendió en Gijón que el primer gol que marcara cuando regresara al campo lo celebraría imitando a un escanciador. Y así fue. En su enfrentamiento contra el Cardiff City, tras cuatro jornadas fuera de la convocatoria por lesión, el jugador saltó al campo en el minuto 65. Y en el 84 marcaba el único gol del encuentro, que celebró simulando que echaba sidra. Un culín para celebrar un tanto que significaba mucho para Forestieri, que demostraba así que pese a los malos augurios que hubo tras su lesión volvía a estar en plena forma, y también para el Sheffield, que con él se asentaba en los puestos que a final de temporada darán derecho a jugar el 'play off' de ascenso a la Premier League.