Fútbol

Aburrido empate en el estreno del Caudal en casa

Pugna entre dos futbolistas en el centro del campo, una constante en el partido.
Pugna entre dos futbolistas en el centro del campo, una constante en el partido. / JUAN CARLOS ROMÁN

Los futbolistas de Paco Fernández ofrecieron una pobre imagen ante un rival que tuvo ocasiones para ganar

ÁLVARO FERNÁNDEZ MIERES.

Reparto de puntos entre el Caudal y Leioa (0-0) en el Hermanos Antuña en un partido insulso y con escasas ocasiones de gol.

Salió fuerte de inicio el conjunto asturiano, teniendo la posesión del balón y llevando el control del juego. Con esa dinámica, a los 9 minutos, Iker Alegre protagonizó una buena acción personal por la banda derecha. El gijonés se internó en el área pero su centro-chut no encontró rematador y se paseó por delante de la meta defendida por Unai Etxebarría. Fue la mejor ocasión del partido para los locales que poco a poco fueron perdiendo presencia.

La respuesta del Leioa no tardó en llegar. Leandro recogió un balón en el vértice derecho del área caudalista y desde ahí probó fortuna con un potente disparo que desvió Rabanillo con una meritoria estirada.

Continuó el Caudal buscando la meta de Unai aunque sin ocasiones. El que sí la tuvo fue Óscar García para el conjunto vasco con un potente disparo desde la frontal que se encontró con los puños del portero asturiano.

Poco después el peligro lo puso Nico Baleani con un remate de cabeza a centro de Aitor Morcillo desde la izquierda que atajó nuevamente Rabanillo.

Intentó hacerse de nuevo el Caudal con el control del partido en el tramo final del primer tiempo y Sergio Prendes probó fortuna al ver adelantado a Unai Etxebarría con un disparo desde 35 metros que se fue ligeramente desviado.

Tras el paso por los vestuarios, Borja Prieto no supo definir en el segundo palo una falta lateral botada por Sergio Prendes y su remate se fue por encima de la meta visitante.

Pasaron los minutos y ambos equipos acusaron la falta de rodaje propia de estas alturas de competión y apenas hubo ocasiones. Pese a todo, a los 60 minutos, Eneko dio el susto a la grada de Hermanos Antuña con un saque de falta que se envenenó tras impactar en el cuerpo de un compañero y se fue muy cerca del palo izquierdo de la portería defendida por Rabanillo.

A partir de ese momento, el partido bajó aún más en intensidad y ninguno de los dos equipos creó ocasiones de gol para llevarse los tres puntos en liza.

Al final, reparto de puntos en un partido soso en el que los mierenses jugaron el tiempo añadido en inferioridad por la expulsión de Bonaque. Los mierenses siguen sin conocer la victoria esta temporada después de la derrota de la primera jornada sufrida ante el Burgos.

Fotos

Vídeos