Anquela: «La afición nos va ganando claramente, tenemos que estar a su altura»

Anquela, durante su rueda de prensa. / ELOY ALONSO
Anquela, durante su rueda de prensa. / ELOY ALONSO

Anquela aseguró que nunca había vivido nada igual y espera que el derbi sea «la fiesta del fútbol asturiano», tanto dentro del terreno de juego como fuera de él

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

A Juan Antonio Anquela aún le duraba la cara de sorpresa de lo que vivió en el entrenamiento del equipo, con 2.500 aficionados apoyando a su equipo, cuando llegó a la sala de prensa para hablar del derbi de esta tarde. El técnico azul reconoció que nunca había vivido algo igual y expresó su ilusión porque el duelo en El Molinón sea la «fiesta del fútbol asturiano». En lo futbolístico indicó que la clave para los suyos pasará por «ser un equipo».

Las primeras palabras del jienense fueron para manifestar su sorpresa por lo que había vivido unos minutos antes. «Pensaba que en el fútbol lo había visto todo y hoy he visto una cosa nueva», confesó antes de lamentar no haberlo sentido como jugador. «Mi único deseo era haber tenido muchos años menos y haber participado al menos en un entrenamiento como este, ya no te digo un partido», expuso para concluir que «es increíble lo que tenemos detrás».

Más derbi

Una ventaja que presenta el compromiso de esta tarde para el técnico es que no tendrá que estimular a los suyos, ya que dijo que «si no están motivados ante algo así es que no tienen sangre en las venas y eso sería preocupante». Lo que espera de los suyos es que sean consciente de lo que tienen detrás y recordó las palabras recientes de Arturo Elías. «Tenemos que competir con el doble de corazón para sobreponernos a equipos que en teoría son mejores que nosotros, pero en teoría. Con ese doble corazón creo que podemos ponernos a la altura de todos», indicó.

Respecto al rival comentó que le preocupa «todo», ya que se trata de un equipo que la pasada temporada estaba en Primera División. Pero en este apartado destacó que más le preocuparía que «no supiéramos disfrutar y comportarnos, dentro del campo y fuera». El técnico jienense reiteró que están ante «la fiesta del fútbol asturiano y hay que vivirla bien y disfrutarla como se merece, no se puede empañar por tonterías».

En este sentido pidió que reine la concordia. «El fútbol es una cosa y la convivencia tiene que ser buena, el fútbol tiene que ser fuente de paz y luego de alegría para unos y tristeza para otros», señaló.

En cualquier caso, espera «un partido duro» puesto que van a jugar «contra un equipo que ahora mismo es inmaculado». Un conjunto «que viene con buenos números y que todo le sale bien porque juega bien y lo hacen bien».

Respecto a las claves del encuentro dijo que «del partido no sé, la de mi equipo es ser eso mismo, un equipo desde el primer minuto hasta que pite el árbitro». El jienense confesó que se lo acababa de decir a sus jugadores. «Para ganar un partido en segunda hay que estar los 90 minutos al 120%», expuso antes de recordar que los errores se pagan.

Finalmente, reconoció que nunca había vivido un partido como este y que a los jugadores les dijo en relación con la afición que «de momento, esta gente nos van ganando y claramente». Por eso les pide que tienen que estar «a su altura en todo; lo que se pide es que el equipo compita y sea un equipo de Segunda División».

El técnico cree que pese a no tener la disponibilidad económica de otros equipos de la categoría, tiene a sus órdenes un «equipo competitivo que hace las cosas con tranquilidad y cabeza». Por ello, concluyó que el Real Oviedo es «un equipo que esta ahí y que puede medirse con cualquiera».

Fotos

Vídeos