El Albacete arropa a Pelayo Novo

Los familiares de Pelayo, en el centro, rodeados por futbolistas, cuerpo técnico y directivos del Albacete, en el hospital de Zaragoza. /A. B.
Los familiares de Pelayo, en el centro, rodeados por futbolistas, cuerpo técnico y directivos del Albacete, en el hospital de Zaragoza. / A. B.

«Estar unos minutos con él fue un chute emocional muy grande», dice su técnico

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

Pelayo Novo no está solo. El jugador asturiano del Albacete recibió ayer la visita de sus compañeros en el Hospital Clínico de Zaragoza, donde se encuentra ingresado desde el pasado 31 de marzo, cuando se precipitó al vacío desde el tercer piso del hotel de Huesca en el que estaba concentrado con su equipo para disputar el partido contra el conjunto oscense y que, tras ser suspendido por esta causa, se jugó ayer mismo.

Las visitas todavía son restringidas, por lo que a la habitación en la que se encuentra el futbolista acudieron el vicepresidente del club, Víctor Varela; el entrenador, Enrique Martín; el segundo entrenador, Alfredo Sánchez, y los jugadores Carlos Delgado, Rafa Gálvez, Rubén Miño, Bíttolo y Cifuentes. Ellos le transmitieron todo el apoyo y cariño, en nombre de sus compañeros, que también estaban en el hospital.

«No tiene palabras para agradecer todo el apoyo recibido», explica Víctor Varela, vicepresidente

Tras la visita, que se prolongó durante casi una hora, Víctor Varela aseguró que Pelayo les transmitió «que no tiene palabras para agradecer el apoyo recibido». Del mismo modo, el vicepresidente explicó que «va a ser muy complicado determinar cuál va a ser el alcance de las lesiones. Lo cierto es que fue intervenido el lunes y tiene pendiente alguna que otra intervención», además de agradecer al hospital el trato dado tanto al jugador ovetense como a su familia. Además, Varela añadió que «la mejora es bastante sensible. Está evolucionando muy bien».

Por su parte, el entrenador, Enrique Martín, aseguró que «estar unos minutos con Pelayo ha sido un chute emocional muy grande». Tras ver le en la habitación, el técnico confesó que tuvieron tiempo para conversar de manera distendida: «Le dije que recuerde esa cena que tiene que pagar a la plantilla, por una apuesta. Él ha dicho que se acuerda, tendremos esa cena».

Durante la visita también se habló de fútbol, pero la conversación giró principalmente en el aspecto anímico. Fue reconfortante tanto para el propio Pelayo como para sus compañeros, que salieron de la habitación con un semblante mucho más optimista que antes de entrar. «El partido más importante es el que vamos a ganar con Pelayo», afirmó Martín, quien explicó que el ovetense « se encuentra muy animado después de unas semanas que han sido muy complejas para él y para su familia».

Pelayo, que fue intervenido quirúrgicamente el pasado lunes, todavía está pendiente de volver a pasar de nuevo por el quirófano.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos