91 años de recuerdos y pasión

Uno de los derbis disputados en el marco del Torneo Principado, cuando el Real Oviedo volvió aPrimera División bajo la dirección de Vicente Miera. :: E. C.
Uno de los derbis disputados en el marco del Torneo Principado, cuando el Real Oviedo volvió aPrimera División bajo la dirección de Vicente Miera. :: E. C.

El Oviedo suma 43 victorias oficiales, frente a los 33 triunfos del Sporting

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

Los vaivenes futbolísticos dejaron Asturias durante catorce años sin el gran derbi. Con aquel 2-1 en el Carlos Tartiere, en 2003, comenzó a abrirse el espacio de tiempo más amplio, de todos los vividos a lo largo de los últimos 91 años, sin enfrentamientos entre el Sporting y el Real Oviedo. Una época que ha marcado todo un cambio generacional, con la llegada también del llamado 'fútbol moderno', y que ahora, por fin, retoma su actividad para las hemerotecas.

Precisamente esos archivos registran 102 partidos oficiales entre ambos, repartidos en encuentros de Liga, Copa y el Campeonato Regional. El balance es favorable al Oviedo, con 43 victorias, frente a 33 triunfos del Sporting y 26 empates. Además, también son reseñables otros diecinueve duelos correspondientes al Trofeo Principado que se celebró entre 1988 y 2007, en el que hay predominio azul, con diez triunfos y cuatro empates frente a las cinco victorias gijonesas.

Más derbi

El primer derbi de la historia entre ambos clubes se remonta a 1926, año de fundación del Real Oviedo, y equipo que se acabaría convirtiendo en el eterno rival del Sporting, ya en marcha desde 1905. El 6 de diciembre de 1926 se disputó en Gijón un duelo correspondiente al Campeonato Regional que ganaron los rojiblancos por 2 goles a 1, y que estuvo marcado por las inclemencias del tiempo. Al día siguiente, este diario titulaba con «El Real Sporting vence al Real Oviedo por dos goals a uno» y a pesar de que la meteorología no acompañó aquel día, la crónica de EL COMERCIO recogía que la concurrencia de público «fue muy numerosa», y destacaba que «si el tiempo no se hubiera mostrado tan inclemente, a buen seguro que El Molinón hubiera sido insuficiente para albergar tanto público».

Hubo que esperar hasta 1928 para vivir el primer encuentro liguero, correspondiente a la tercera jornada de Segunda División, un campeonato recién estrenado en España. Venció el Oviedo con un contundente 6-2 en el estadio de Teatinos, con cinco tantos anotados por el jugador azul Rogelio Barril.

Con todo, ver ocho o más goles en un derbi fue algo tan puntual como infrecuente. Se repitió la goleada azul algunos años después, en 1933, en el Campeonato Regional (2-8), y en épocas más recientes, el Sporting, de nuevo en Segunda, venció por 5-4 en la campaña 1966-1967.

El primer derbi asturiano en la máxima categoría del fútbol español llegó en la década de los años 40. Se disputó en Buenavista, en la duodécima jornada liguera de la temporada 1944-1945, y vencieron los azules por 2-1, con tantos de Herrerita y Echevarría, mientras que el gol rojiblanco lo marcó Liz. En el partido de vuelta, jugado en El Molinón, el Sporting -por entonces bajo el nombre de Real Gijón- le devolvió la moneda a su rival con un amplio 6-0, en el que Pío, con su triplete, encauzó la victoria que redondearon Molinucu, Tamayo y Cervigón. Por entonces, los derbis ya comenzaban a ser frecuentes y, aunque se alternaban entre Primera y Segunda División, raro era el año en el que ambos clubes no coincidiesen.

En la temporada 1958-1959 se disputó el último duelo antes de iniciarse un pequeño parón de seis años sin derbi. Venció el Oviedo, que en Primera tiene un mejor bagaje de resultados a su favor, por 2-0, con tantos de Massey y Arbaizar, y el Sporting descendería a finales de temporada.

Ambos equipos no volvieron a encontrarse hasta 1965, momento en el que iniciaron un largo periplo por Segunda hasta el ascenso rojiblanco de la campaña 1969-1970. Aquella temporada, el Sporting se afianzó en el liderato de la categoría en la jornada 31 con un triunfo sobre el equipo carbayón por 4-0, con tantos de Herrero II, Marañón y Valdés, por partida doble.

Los derbis que se sucedieron después todavía siguen frescos en la memoria de los aficionados más veteranos. Los Castro, Quini y Churruca se cruzaban con los Tensi, Carrete y Galán, por citar algunos nombres carismáticos. Esa etapa se cerró en la 1976-1977 con un 1-2 en favor del Sporting. Los tantos de Quini y Ferrero voltearon el marcador abierto por Alarcón, y dejaban de nuevo el ascenso a Primera en bandeja para los rojiblancos.

Después hubo que aguardar otro largo periodo sin derbis, hasta la temporada 1988-1989. Pero la espera mereció la pena, porque ambos equipos disfrutaron de un largo periodo en Primera y participaron en competición europea, concretamente en la recordada Uefa, ahora llamada Liga Europa.

De todos aquellos duelos disputados en la década de los 90 surgieron numerosos protagonistas y anécdotas. Ya no se escapaba ningún detalle a la televisión, y de vez en cuando todavía en la actualidad sale a la palestra el empujón que Avelino dio por la espalda al colegiado Carmona Méndez, en el derbi de la campaña 1995-1996. Bango, por entonces con la camiseta rojiblanca, pagó los platos rotos y fue expulsado por el árbitro al pensar que él había sido el agresor. Aquel día, por cierto, el Oviedo se llevó los puntos de El Molinón con un solitario gol de Carlos.

El descenso del Sporting en 1998 puso la pausa a los derbis en Primera. El último de ellos, jugado en el Tartiere, se saldó con triunfo local por 2-1, con tantos marcados por Nikiforov, en propia, y Dely Valdés, que contrarrestaron el tanto inicial de Kaiku.

Los derbis más recientes se disputaron en Segunda División a partir de la temporada 2001-2002. En ellos se mantuvo por lo general la tónica en esta categoría, con predominio de triunfos gijoneses. En aquellos años, los rojiblancos estaban liderados por un joven David Villa que marcó su primer gol liguero a los azules en 2001, y el último de ellos en 2003, precisamente en el último enfrentamiento entre ambos equipos asturianos, cuando ganó el Oviedo por 2-1, el 18 de mayo en el Tartiere, con goles de Geni y Oli. Tras el descenso de los azules a Segunda B también se puso la pausa a los derbis en Segunda, que hoy, por fin, se reanuda.

El torneo del K.O.

La Copa vivió diez enfrentamientos entre el Oviedo y el Sporting. Nueve de ellos (en cuatro cruces a ida y vuelta, más un desempate) se produjeron en la década de los años 40. El balance se tiñó de azul, con siete triunfos, un empate y dos victorias gijonesas.

En fechas más recientes, el único precedente, y también de mejor recuerdo para la parroquia rojiblanca, se produjo el 10 de octubre de 2001, días antes del derbi en Liga. A partido único, David Villa, con un doblete, Pablo Amo y David Pirri dieron el billete para la siguiente ronda copera, a pesar de los tantos marcados por los oviedistas Óscar Álvarez y Geni (4-2).

Fotos

Vídeos