Sporting - Oviedo | Anquela: «No ha sido vistoso, pero se ha peleado y luchado por cada balón»

Juan Antonio Anquela da instrucciones a sus futbolistas, mientras Alberto Lora se dispone a realizar un saque de banda.
Juan Antonio Anquela da instrucciones a sus futbolistas, mientras Alberto Lora se dispone a realizar un saque de banda. / PAÑEDA

El técnico azul, que elogió a las dos aficiones, considera que el resultado se puede considerar justo visto el desarrollo del encuentro

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

Anquela estaba más satisfecho con la forma en la que su equipo logró el punto, que con el propio empate, aunque lo consideró justo. Además, reconoció que se había llevado un buen susto cuando una botella impactó con la luna del autobús a la llegada al estadio, pero dejó claro que fue algo aislado y destacó el comportamiento de las dos aficiones en el campo.

El entrenador dijo que él siempre quiere que su equipo gane y aunque ayer no lo logró «lo que nos refuerza es el trabajo y el cómo se llega a conseguir ese empate». Eso tiene especial importancia ahora que comienza la temporada, ya que el entrenador recordó que «se trata de construir un equipo de fútbol, siendo un equipo de fútbol, estando todo el mundo implicado y por la labor». A su juicio es lo que les dará los resultados porque «esto es la Segunda División, así de larga, difícil y tortuosa, pero si tú construyes un equipo tienes garantías de que vas a disputar todos los partidos».

Anquela no ocultó que el Sporting estuvo mejor en la primera mitad, pero también consideró que «han metido la que han tenido y nosotros, en la segunda, metimos la segunda que tuvimos». En resumen, consideró que el partido estuvo «nivelado en todo, no ha sido vistoso y bonito, pero se ha peleado y luchado por cada balón y el resultado se puede considerar justo».

El cambio del equipo en la segunda mitad fue del agrado del entrenador, quien dijo que él sí esperaba esa reacción -«si no tengo esperanza yo de empatar cómo la voy a transmitir a los chavales», señaló-, y añadió que siempre la tiene hasta el último minuto: «Porque estos chicos nunca me han dejado mal en ningún partido; han peleado hasta el último segundo y el premio hoy -por ayer- ha sido acorde al esfuerzo de los chavales».

En este sentido, también reconoció que tenía que cambiar algo en el equipo para ir a por la victoria: «Si vamos perdiendo 1-0, qué voy a hacer, intentamos hacer cosas»; y dejó claro que «no por meter más delanteros vas a hacer más, hemos estado muy organizados, queríamos empatar y ese gol ha hecho justicia».

En lo que no quiso entrar fue en analizar si la reacción de los suyos fue producto de un bajón en el rival: «No sé si fue antes el huevo o la gallina, no sé si el Sporting se fue para atrás o nosotros lo echamos para atrás, yo sé que hemos estado más juntos y apretado mejor». No obstante, sí dijo que en la segunda mitad los de Paco Herrera no tuvieron «la misma claridad, ni estuvieron lo finos que estuvieron en la primera parte». Tampoco quiso olvidar los pocos apuros de los suyos en todo el encuentro: «En la primera parte hemos concedido dos córners, una falta, la del gol, y no muchas más ocasiones claras, pero tampoco hemos creado».

En lo que insistió en varias ocasiones fue en que las sensaciones que está transmitiendo el equipo son muy buenas: «La imagen ya la llevamos desde el primer día, perdimos con el Rayo y no lo merecimos; cometimos errores que estamos solventando en los últimos partidos». En este aspecto destacó que a domicilio «estamos muy seguros, siendo un equipo que intenta conceder poco al rival y por ahí se empieza a construir una empresa».

Ambiente del encuentro

Sobre el ambiente del encuentro y su petición a los jugadores de que estuvieran al nivel de la afición, bromeó diciendo que «casi, casi, no llegamos, igual que el Sporting tampoco llega al nivel de su afición. Lo de Asturias es increíble, cómo sienten los colores, cómo viven con pasión y disfrutan de su equipo; me encanta». Y remató señalando que «aquí son del Sporting y nosotros del Oviedo, eso es muy bonito para el Principado».

El único lunar para el entrenador andaluz fue el lanzamiento de una botella al cristal delantero del autocar a la llegada al campo, pero Anquela le quitó importancia: «Me he llevado un susto de narices, porque en todos los lados hay locos y eso no empaña a la afición del Sporting». El jienense explicó que al ir en la parte delantera el susto para él fue mayor, pero quiso dejar claro que «en el campo las dos aficiones han estado tremendas y es para darles la enhorabuena, porque en todos los sitios siempre hay alguien que joroba el invento y esos no representan para nada a la afición del Sporting».

Fotos

Vídeos