El árbitro impide el comienzo del Langreo-Colunga por coincidencia en las camisetas

GUILLERMO MARTÍNEZ LANGREO.

El duelo que iban a disputar ayer el Langreo y el Colunga en Ganzábal no llegó ni siquiera a comenzar. El motivo fue la coincidencia de colores en ambos conjuntos con las equipaciones con las que se presentaron en el feudo langreano.

El colegiado designado para dirigir la contienda, Ballesteros de la Rubia, optó por esa medida después de que el Colunga, el conjunto visitante, no presentase una camiseta distinta a sus dos equipaciones, similares cromáticamente a la del Langreo. Tras esperar hasta las 17.30 horas, media hora más tarde respecto al momento programado para el inicio y después de que ambos equipos ya realizasen el calentamiento sobre el césped, el árbitro ovetense tomó la determinación de que el choque no comenzase al no presentar los visitantes una camiseta alternativa.

El Langreo había consultado previamente a la Real Federación de Fútbol del Principado de Asturias y también se dirigió al Comité de Competición. Ambos organismos refrendaron que nada les obligaba a disputar ellos el choque con su segunda camiseta, como habían realizado esta temporada en la Copa Federación y en las dos campañas previas. El club que preside Víctor Fernández-Mirando incluso ofreció su equipación visitante para que se disputase el encuentro, pero el Colunga declinó la propuesta.

Llueve sobre mojado, por tanto, en las divergencias entre ambos clubes y los directivos de la entidad colunguesa dejaron Ganzábal increpados por la afición local. El club langreano devolvió el dinero de las entradas a los aficionados que pasaron por taquilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos