El Avilés sale bien librado con las derrotas de sus rivales directos y el Marino es líder

N. GUTIÉRREZ AVILÉS.

El balance de la jornada ha sido positivo para el Avilés aún sin llegar a jugar porque sus rivales directos perdieron sus partidos, desde el Lugones frente al Mosconia al Siero en el feudo del Covadonga, y hasta el Llanera a manos de un Praviano que le hizo un buen favor al equipo de Xiel. Claro que de poco valdrá que los demás fallen si el Avilés no empieza a sumar para recortar la diferencia con el descenso en el que sigue metido como antepenúltimo. El Lugones está a tres puntos, el Siero a seis y el Llanera, que marcaría la permanencia con dos descensos de Segunda B que parecen seguros, se va hasta los ocho, de ahí que la derrota con el Praviano sea un balón de oxígeno para un Avilés que agoniza y que hoy empezará a preparar el partido del Jueves Santo frente al Langreo (Suárez Puerta, 17 h.).

La jornada deparó como noticia el regreso del Marino al liderato tras el pinchazo del Oviedo B ante el Tuilla. El jueves, gozoniegos y ovetenses medirán sus fuerzas en Miramar (12 horas).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos