El balón parado decide en Mareo

Isma Cerro, con el '7' a la espalda, en el momento en el que anota su segundo gol. /  ARNALDO GARCÍA
Isma Cerro, con el '7' a la espalda, en el momento en el que anota su segundo gol. / ARNALDO GARCÍA

Los visitantes se adelantaron tras un córner, pero el filial rojiblanco remontó de penalti y con el lanzamiento de una falta El Sporting B vence al Burgos con goles de Traver e Isma Cerro y sigue líder

DANI BUSTO GIJÓN.

Las acciones a balón parado decidieron el resultado del partido que enfrentó al Sporting B y el Burgos en Mareo y que se decantó en favor de los rojiblancos (3-1). El filial sportinguista remontó para lograr una victoria que le permite comandar en solitario la clasificación de su grupo en Segunda B una jornada más y mantener las distancias respecto al Mirandés. Traver e Isma Cerro -este por partida doble- dieron la vuelta a un marcador que había estrenado el conjunto burgalés al comienzo de la segunda mitad.

El primero en avisar fue el Burgos, que quiso llevar la iniciativa en los primeros minutos. Tras un saque de esquina se formó un barullo dentro del área sportinguista, el balón llegó a los pies de Borda, que remató por encima del larguero. Insistió el conjunto burgalés y Adrián Hernández probó los guantes de Dani Martín con un disparo que el meta despejó a córner.

Quiso sacudirse ese dominio el Sporting B con sus propias herramientas. En una rápida contra, el balón fue para Claudio, que controló la pelota y sacó un fuerte disparo que obligó a despejar a Saizar. Poco después, en un buen cambio de juego, Pedro habilitó a Traver para que controlase el balón y se internase dentro del área rival. El extremo sportinguista se fue al suelo y vio una discutida cartulina amarilla. La grada reclamaba penalti, pero el colegiado interpretó que se había dejado caer al notar el contacto con el defensor rival.

Saizar intervino para evitar el gol rojiblanco en dos ocasiones. Primero, tras un disparo lejano de Pedro, en el lanzamiento de una falta que iba con mucha intención y que estuvo a punto de colarse cerca de la escuadra. Y después, con un centro preciso de Traver que Claudio remató al lanzarse en plancha. Ya en el tramo final de la primera parte, la afición rojiblanca reclamó otro penalti por un agarrón sobre Pelayo, aunque el juego continuó.

En la segunda mitad, que comenzó bajo una intensa lluvia, el Burgos fue el primero en golpear a balón parado. En un saque de esquina David puso el centro al primer poste, desde donde Iker Hernández peinó el balón, que terminó por colarse a la altura del segundo palo.

Reaccionó a tiempo el filial rojiblanco, que se encontró pronto con un penalti a su favor tras un empujón de Julio Rico a Claudio. Isma Cerro se encargó de establecer la igualada con un lanzamiento centrado y alto, que entró cerca del larguero.

Con el paso de los minutos el partido entró en una fase de numerosas interrupciones, en la que además ambos equipos se cargaban de tarjetas. En una de esas, el colegiado señaló un inocente penalti de Ramón, que vio la amarilla por empujar levemente con el brazo a Blázquez. Pese a ello, Adrián Cruz lanzó fuera su disparo desde los once metros.

Una falta a favor del Sporting B en la frontal del área visitante permitió poner por delante a los rojiblancos. Traver realizó un inmejorable lanzamiento que superó la barrera y se coló en la portería rival.

En el tramo final, el Burgos se echó arriba en busca del empate, aunque tan solo en las jugadas de estrategia generaba algo de peligro. Ese paso adelante de los burgaleses fue aprovechado por el Sporting B. Una contra rojiblanca fue culminada por Cerro, tras recibir la asistencia de Claudio, para establecer el 3-1 definitivo.

Más

Contenido Patrocinado