Al Caudal le sobran los últimos diez minutos

Al Caudal le sobran los últimos diez minutos
Oskar Matxin

FRANCISCO PRIETO LÓPEZ (OPTA) Barakaldo (Vizcaya)

Ahora colista. Así acaba el Caudal en la tabla tras sufrir en Lasesarre una de esas derrotas que hacen mucho daño en lo anímico. Los de Mieres acariciaban un triunfo después de once encuentros sin ganar, pero un doblete de Buenacasa en los instantes finales frustró a un equipo visitante que incluso con el 0-0 desperdició un máximo castigo.

Yosu Uribe en su primer partido a domicilio como técnico del equipo optó por un esquema 4-2-3.1 con dos novedades en el once respecto al empate el pasado domingo ante el Vitoria. El lateral zurdo Perujo y el interior derecho Alberto entraban en detrimento de Armando y Javi Sánchez. Pronto se vio que el fútbol raseado era imposible con un césped que frenaba en muchas oportunidades el cuero.

2 Barakaldo

Txusta, Son, Galán, Olartua, Picón, Baba, Oca, Cerrajería, Ito (6' Buenacasa), Alain (64' Jon Iru), Jurgi (77' Cuerva)

1 Caudal

Javier Rabanillo, Cristian Ferrero, Francisco Perujo, Juan Calahorro, Sergio González, Adrián Llano, Alberto Gómez, Borja Prieto, Borja Navarro (88' Javi Sánchez), Javier López, Iker Alegre (84' Armando)

Goles
0-1 min.44 Iker Alegre; 1-1 min.81 Buenacasa; 2-1 min.91 Buenacasa
árbitro
locales Galan y Cerrajería, Baba, Oca y a los visitantes Calahorro y Alberto, Katu
incidencias
Lasesarre. 1000 espectadores

Justo al cumplirse el primer cuarto de hora, un buen pase de Alberto dejó solo a Iker Alegre ante el guardameta y este se vio obligado a derribarle dentro del área. El árbitro no lo dudó y el propio interior zurdo cogió la responsabilidad desde los once metros. Pero su disparo lo adivinó Txusta en su trayectoria para desesperación de un Caudal mejor situado que su oponente en los primeros minutos.

El Barakaldo apenas se estiraba en ataque en buena medida por la gran labor de Adrián Llano y Borja Prieto en el doble pivote. Con el paso del tiempo, los vizcaínos adelantaron sus líneas aunque apenas generaron peligro. únicamente, un chut de CErrajería cerca de la media luna fue lo único reseñable y cuando todo parecía abocado al 0-0 al descanso, en la última jugada un balón largo permitió a Iker Alegre adelantarse al guardameta para de tiro raso marcar casi a puerta vacía. Su tercer gol, éste de los llamados psicológicos, debía ser un subidón para el equipo.

El arranque del segundo acto empezó con susto para los hombres de Yosu Uribe con un zurdazo de Alain Arroyo que salió a centímetros del poste derecho de Rabanillo. Los vascos intentaban reaccionar pero les faltaba continuidad en su juego ante un Caudal serio y sin fisuras que incluso por momentos parecía buscar el gol de la sentencia. Todo parecía controlado para los de Mieres cuando en un balón en largo, Buenacasa sorteó a sus defensores para plantarse en el mano a mano y definir perfectamente ante Rabanillo. A partir de esa jugada, los locales empezaron a creer en la voltereta y con un fútbol igualmente directo pero con más ímpetu, se acercaban peligrosamente al área asturiana. Ya en pleno descuento, una falta lateral supuso la debacle definitiva para el Caudal cuando de nuevo Buenacasa, esta vez con la testa, puso el definitivo 2-1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos