El Barça vence a base de golazos

Leo Messi, en el centro, trata de regatear a Rodrigues, mientras es perseguido por Zurutuza. /  REUTERS
Leo Messi, en el centro, trata de regatear a Rodrigues, mientras es perseguido por Zurutuza. / REUTERS

Remonta un 2-0 a la Real Sociedad, acaba con el gafe en Anoeta y completa una primera vuelta casi perfecta

JESÚS BALLESTEROS SAN SEBASTIÁN.

Tenía que ser este Barcelona, el que le ha sacado 19 puntos al Madrid en esta primera vuelta, el que se marcha al ecuador del campeonato con la Liga casi sentenciada (nueve puntos de ventaja tiene sobre al segundo), el que se mantiene como único equipo de las grandes Ligas sin haber perdido un partido en lo que va de temporada. Tenía que ser este Barça el que acabara con el gafe de Anoeta, donde venció a la Real Sociedad a base de golazos y rompiendo una racha negativa sin victorias en San Sebastián que duraba desde 2007.

2 R. SOCIEDAD

0 BARCELONA

Real Sociedad:
Rulli; Odriozola, Navas, Llorente, Rodrigues; Illarramendi, Zurutuza (Zubeldia, m. 54), Xabi Prieto (Januzaj, m. 77); Canales, Juanmi (Oyarzabal, m. 58) y Willian José.
Barcelona:
Ter Stegen; Sergi Roberto, Vermaelen, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Rakitic; André Gomes (Digne, m. 79), Paulinho (Dembelé, m. 65); Luis Suárez (Denis Suárez, m. 89) y Messi.
Goles:
1-0: m. 10, Willian José. 2-0: m. 33, Juanmi. 2-1: m. 38, Paulinho. 2-2: m. 50, Luis Suárez. 2-3: m. 70, Luis Suárez. 2-4: m. 84, Messi.
Árbitro:
González González (Comité de Castilla y León). Amonestó a Illarramendi, Oyarzabal, Piqué y Rakitic.
Incidencias:
Anoeta. 23.277 espectadores.

Porque hay estadios que se atragantan de una u otra manera y Anoeta se ha convertido en uno de esos en los que el Barcelona sufre por encima de la media. Su última victoria antes de la de ayer databa de mayo de hace once años y ni la irregular marcha del cuadro donostiarra (ha ganado un partido de los últimos nueve) le privó del sufrimiento.

El equipo de Eusebio Sacristán hizo suyo el refrán de que no hay mejor defensa que un buen ataque. Las internadas por la banda derecha de la Real eran permanentes, obligando a Jordi Alba a centrarse en labores defensivas y evitando así cualquier amago de jugada ofensiva o conexión con su amigo Messi.

Incidió tanto en ese plan que el gol de la Real llegó cuando apenas se habían consumido once minutos de partido. Willian José conectó un centro de Odriozola por la derecha para batir de cabeza a Ter Stegen.

Era muy constante el equipo de Eusebio que encontró en la parte derecha un filón. El Barcelona apenas lograba conectar para acercarse a la portería de Rulli y cuando llegó el segundo tanto local, los de Valverde no habían tirado aún a puerta. Juanmi, al que se le da de lujo jugar ante el Barça, batió por segunda vez a Ter Stegen aprovechando un pase magistral de Canales, primero, y un rechace afortunado de la zaga, después.

Lo cierto es que el equipo azulgrana volvía a verse remando contra corriente ante una Real muy cómoda que no cambió el guión ni siquiera cuando Paulinho recortaba distancias a los pocos minutos del gol de Juanmi. El brasileño no falló aprovechando un pase de Luis Suárez y batió a Rulli en el primer tiro a puerta de los azulgrana.

La resolución anotadora del Barça le permitió al líder de Primera irse al descanso con un dolor de cabeza menor del previsto viendo cómo se había desarrollado la primera mitad. La Real jugaba más y mejor y maniató al equipo barcelonés de tal forma que su presencia en el área rival fue mera anécdota.

Lo peor para la Real era que se marchaba en ventaja de un único gol en un primer asalto en el que la presencia de Messi fue testimonial. Por suerte para el Barça, la desconexión del argentino no suele ser duradera.

Asumió galones el '10', quien creó más peligro en apenas unos minutos de la reanudación que en todo el primer tiempo. El golazo de Luis Suárez que supuso el empate a dos tendría como origen una galopada de Messi. Ambos vuelven a ser la pareja letal de antaño. El charrúa ha recuperado su olfato anotador y el Barça lo agradece en partidos en los que Messi no ve puerta.

Fue el uruguayo quien protagonizó la remontada culé. Primero, marcando un señor gol tras pase de Messi. Algunos minutos después, aprovechando un jugada desafortunada de la Real que se iniciaba con un mal saque de puerta de Rulli.

Son ya ocho las dianas de Luis Suárez en los últimos seis partidos jugados en Liga que permiten al atacante mejorar de forma notable unos números paupérrimos hasta hace apenas unas semanas.

Notable fue el duelo del uruguayo, pero lo cierto que el choque cambió cuando Messi quiso. El rosarino pisó el acelerador y el equipo culé se comió a la Real Sociedad. Era pues de recibo que fuera él quien pusiera el colofón a la remontada. El golazo de falta de Messi era un epílogo justo para la segunda parte de este y un mazazo excesivo para una Real que hizo todo para ganar, pero que terminó cayendo como otros tantos antes en esta primera vuelta casi perfecta del club azulgrana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos