Fútbol

Bartomeu tiene un serio problema

Douglas, Suárez, Messi, Piqué, Alves y Rakitic posan sonrientes con Neymar el pasado martes en casa del futbolista argentino. /INSTAGRAM
Douglas, Suárez, Messi, Piqué, Alves y Rakitic posan sonrientes con Neymar el pasado martes en casa del futbolista argentino. / INSTAGRAM

Un día después de la foto de Messi, Suárez y Pique con Neymar, la plantilla organiza una comida para mostrar que es una piña e invita a Valverde para que conozca su malestar con la junta directiva

A. M. F. / R. E.BARCELONA.

La foto en la que tres pesos pesados del Barça como Messi, Suárez y Piqué posan entusiasmados con su excompañero Neymar solo unas horas después de que el club hiciera pública su intención de llevar a los tribunales al brasileño por incumplimiento de contrato, amenaza con desestabilizar la entidad que preside Josep Maria Bartomeu. En privado, dirigentes azulgranas censuran lo que consideran un «acto de indisciplina», «una falta de respeto» de los futbolistas culés hacia sus superiores y un desafío a la política de fichajes y traspasos por no haber sido capaces de mantener a Neymar en el Barça. Consideran, además, algunos miembros del equipo directivo que no es una casualidad que la primera imagen que subieron a las redes sociales fuera la del tridente que tantas tardes de alegría dio a la afición del Nou Camp.

Neymar aprovechó la jornada de fiesta que Emery dio a sus futbolistas del PSG el martes para viajar a Barcelona y pasar el día en casa de Messi con el argentino, Suárez, Douglas, Rakitic, Piqué y el exazulgrana ahora en las filas del equipo parisino Dani Alves.

‘El tridente se mofa de Bartomeu’, tituló ‘El Mundo’. Otros medios fueron más sutiles en sus encabezamientos, pero en sus informaciones ya hablaban de un preocupante distanciamiento de un sector de la plantilla con sus dirigentes. De hecho, en su edición digital, el diario ‘Sport’ advertía que los futbolistas «están muy molestos con la directiva» y desvelaba que en su intento de mostrar la unidad de los jugadores organizaron una comida a la que también asistió Ernesto Valverde y sus colaboradores, pero ni un solo dirigente.

«El mensaje es claro», aseguran desde el entorno azulgrana: «los futbolistas dicen a sus jefes que la plantilla es una piña y que están muy molestos con ellos». ¿Hasta cuándo durará el enfrentamiento? «Hasta que quiera Messi», dice un periodista que sigue la actualidad del Barça.

Reprender a los jugadores

Oficialmente, el Barcelona mantiene un silencio que no tiene intención de romper, salvo que la situación deportiva del equipo se tuerza. Entonces se sentirá con autoridad para reprender a algunos de sus jugadores. El primer aviso, recuerdan, ya lo habría recibido Piqué. Antes de la Supercopa desveló que la plantilla sabía que Neymar se iba al PSG desde la boda de Leo Messi (el pasado 30 de junio) y dejó en mal lugar al vicepresidente deportivo, Jordi Mestre, quien dijo el 18 de julio que al «200%» el delantero brasileño se iba a quedar en el club. Eso quizá provocó que Pep Segura, el mánager deportivo, culpase al central de la derrota ante el Madrid en el Camp Nou por su gol en propia puerta en el partido de ida de la Supercopa, palabras que desagradaron al vestuario, como confirmó en rueda de prensa Sergio Busquets, que aprovechó para pedir unos fichajes que no llegan.

Mientras tanto, Neymar, ya en París, se mostró ayer «muy sorprendido» por la denuncia que ha presentado el Barça contra él y en la que le exige 9,3 millones de euros por incumplimiento de contrato y la devolución de parte de los 26 millones ya embolsados en concepto de prima de renovación.

Mientras, el PSGhabría rechazado traspasar a Ángel Di María al Barça, según informó ayer ‘Le Parisien’. El diario francés asegura que fue el propio presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, el que llamó por teléfono al máximo responsable del PSG, Nasser Al Khelaïfi, para hablar del exfutbolista del Real Madrid. Pero la respuesta de Al Khelaïfi fue «seca»: «Imposible»

Fotos

Vídeos