Bertín impulsa al Sporting B

El sportinguista Bertín remata, rodeado de rivales, en la acción que supuso el gol del triunfo. / A. GARCÍA
El sportinguista Bertín remata, rodeado de rivales, en la acción que supuso el gol del triunfo. / A. GARCÍA

Un solitario gol del avilesino en el ecuador de la segunda mitad permite al filial rojiblanco regresar a la categoría de bronce con victoria

IVÁN ÁLVAREZ GIJÓN.

El Sporting B prolongó su idilio victorioso con Mareo, el escenario en el que cimentó su ascenso la pasada campaña, al superar por la mínima (1-0) al Gernika en el arranque del nuevo curso. En un choque espeso, anticipo de lo que les aguardará en muchas jornadas a los jóvenes dirigidos por José Alberto, el filial rojiblanco regresó con tres puntos a la categoría de bronce del fútbol nacional gracias a un solitario gol de Bertín, erigido en abrelatas de los gijoneses.

1 SPORTING B

0 GERNIKA

Sporting B:
Christian Joel; Riki (Carlos Cordero, m. 57), Juan Rodríguez, Víctor Ruiz, Ramón; Mateo, Pedro Díaz (Iván Elena, m. 87), Nacho Méndez; Isma Cerrro, Claudio (Bertín, m. 57) y Berto Cayarga.
Gernika:
Jon Altamira; Kevin Calle, Berasaluce, Carracedo, Arego; Otiñano (Abaroa, m. 71); Murgoitio (Enziondo, m. 73), Gorka Larruzea, Olaetxea (Extabe, m. 78), Madrazo; y Pradera.
Gol:
1-0: m. 68, Bertín.
Árbitro:
Espasandín Cores (Comité Gallego). Amonestó a los locales Riki y Claudio; y a los visitantes Olaetxea y Jon Altamira.
Incidencias:
partido disputado en el campo número 1 de Mareo ante unos 400 espectadores.

Con ambos equipos precipitados en el pase, las ocasiones más peligrosas germinaron a balón parado. Al filo del cuarto de hora de juego, una falta lateral la botó Víctor Ruiz con un golpeo envenenado que se colaba en el segundo palo de la portería del Gernika de no haberse estirado con acierto Jon Altamira para desviar el cuero a córner. Antes ya había temblado la madera con un zurdazo de Nacho Méndez desde la frontal después de un habilidoso eslalon que Isma Cerro había iniciado cerca del flanco diestro del ataque.

Se desperezó el Gernika a los treinta minutos, con un centro al área de Arego que cabeceó Pradera, pero su testarazo lo blocó Christian Joel con seguridad. La misma que mostró a renglón seguido el cancerbero vizcaíno Jon Altamira para atajar un disparo dentro del área de Berto Cayarga. En el intercambio de golpes se tambaleó el Sporting B, que en el minuto 37 se aferró a su larguero por partida doble tras un saque de esquina. La jugada espoleó a los de Jabi Luaces, que difuminaron el control de los sportinguistas sobre la posesión en la recta final de la primera mitad.

A los cinco minutos de la reanudación, Nacho Méndez mostró su picardía para robarle un balón a Otiñano en la divisoria y gestó en una larga carrera el mano a mano con Jon Altamira, pero el luanquín acusó la fatiga y no acertó a conectar el disparo. El paraje del choque comenzaba a cambiar y José Alberto movió ficha con un doble cambio que cambiaría el devenir del duelo. Relevó a un voluntarioso aunque desarticulado Claudio para ganar profundidad al espacio con Bertín y sustituyó al amonestado Riki por Carlos Cordero, que desplazó a Ramón al costado derecho de la zaga.

Cerca del ecuador de la segunda mitad, Pedro Díaz se inventó un excelente pase picado a la espalda de los centrales, pero a Bertín le traicionó el bote y no pudo encarar libre de marca al guardameta de los vizcaínos. El avilesino se resarció dos minutos más tarde, cuando recibió en el vértice izquierdo del área un excelente pase en profundidad de Berto Cayarga, recortó a Jon Carracedo y disparó con su pierna derecha. Con sangre gélida, recogió el balón repelido por el meta y se abrió hueco con habilidad para colar el cuero en la red con la zurda.

Acarició el doblete el atacante avilesino en una nueva conexión con Berto Cayarga que culminó con un disparo demasiado cruzado y mostró su gen competitivo el Gernika para intentar restablecer las tablas a falta de diez minutos para el final. Christian Joel estuvo atento para evitarlas, al achicar con celeridad un disparo de Madrazo dentro del área. Lo intentaron hasta el final los vizcaínos con un potente testarazo desviado de Pradera y perdonó el segundo gol el Sporting B ya en el tiempo añadido.

Más

Fotos

Vídeos