Serie A

Bonucci devuelve al Milan su identidad

Bonucci, tras llegar a Milán. /Efe
Bonucci, tras llegar a Milán. / Efe

El conjunto 'rossonero' ficha por 40 millones al futbolista de la Juventus y tiene de nuevo a uno de los mejores centrales del mundo

DANIEL PANERO

El Milan se ha empeñado este verano en volver a la élite del fútbol mundial. Con ese objetivo desembarcaron Mateo Musacchio, Ricardo Rodríguez, André Silva, Hakan Calhanoglu, Franck Kessié y Andrea Conti. Con ese mismo fin ha acometido una de las operaciones más importantes del mercado en Italia. Leonardo Bonucci abandona la Juventus por 40 millones de euros y llega a un club que se ensancha para poder compararse con su propia historia.

Las cifras hablan por sí solas: 7,5 millones de salario base y 2,5 más en concepto de primas. Bonucci era el objeto de deseo más importante del megaproyecto que el Milan inició la pasada temporada con Vincenzo Montella en el banquillo y la nueva inversión procedente de China en el palco. Así lo ha querido demostrar el twitter del club: «Bonucci está en Milán», aseguró antes incluso de que se rubricara la firma definitiva para las cinco próximas temporadas.

No es para menos, la demarcación de defensa central siempre ha sido una prioridad absoluta para el Milan. La mejor etapa de la historia del club, esa que comprende los tres últimos lustros del siglo XX y los dos primeros del XXI, vino marcada por una solidez que permitía brillar a todas y cada una de las piezas de talento que aglutinaba el club en la zona de ataque.

Así se convirtió Baresi en el mejor central del planeta mientras armaba desde atrás a un equipo que ganó dos Copa de Europa seguidas, una Champions y cinco Serie A. Su legado fue el de un club que prioriza ese puesto. El defensa de Travagliato vio crecer a Paolo Maldini, que conectó a la entidad con el nuevo siglo y sumó a esos tres títulos europeos, en los que ya estuvo, dos más en 2003 y 2007. Junto a él, Nesta mantuvo la identidad en defensa, la mejor del viejo continente, hasta que la depresión del club pasó factura incluso al sitio más insospechado, los centrales.

Ahora el Milan pretende que todo vuelva a su ser. Bonucci llega con la vitola de ser uno de los mejores en su puesto y con un palmarés apabullante en el que brillan siete ligas, tres copas y tres supercopas de Italia. Curiosamente la obsesión del central, de 30 años, es la Liga de Campeones, un título muy ligado a los 'rossoneri' y que se convierte tras la millonaria inversión -ya han gastado 189 'kilos'- en la meta final del proyecto.

Arropado

La parcela defensiva era la que más preocupaba a Vincenzo Montella y eso ha quedado patente en el mercado de fichajes. El Milan ha desembolsado ya 189 millones de euros en fichajes, de los cuales 129 son con clara implicación defensiva. Frank Kessié llegó procedente del Atalanta por 28,5 millones para ser el hombre ancla del equipo, Musacchio lo hizo del Villarreal por 18 y Ricardo Rodríguez y Andrea Conti ocuparán los laterales tras haber desembolsado 18 millones al Wolfsburgo y 25 al Atalanta, respectivamente.

Mateo Musacchio, en la pretemporada. / Efe

El Milan ha invertido los 60 millones restantes en el ataque. El primero en llegar fue André Silva, joven perla del fútbol portugués que abandonó el Oporto previo pago de 38 millones de euros. Para la zona de creación el elegido fue Hakan Calhanoglu, procedente del Bayer Leverkusen por 22 millones. No obstante, la entidad que preside desde el pasado año Li Yonghong, magnate de la construcción y el embalaje en China, seguirá peinando el mercado para devolver al club del norte de Italia a la primera plana del fútbol mundial. Bonucci era una pieza clave en la 'construcción y embalaje' del nuevo Milan.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos