La cabeza de Piqué rescata al Barcelona en Cornellá

Un gol del central prolonga la racha culé sin perder ante un Espanyol que maniató a su vecino

RODRIGO ERRASTI BARCELONA.

Estaba claro que Gerard Piqué iba a ser el protagonista del derbi, con poco fútbol aunque emocionante y caliente, pero lo fue porque su cabezazo permitió al Barcelona rescatar un punto y seguir sin caer en esta Liga que lidera directamente al título. Todo lo que pasó después del gol no hará otra cosa que prolongar la tensión que vive parte de Cornellá con el central, al que volvió a insultar de manera grave una hinchada que parece haberse acostumbrado a usar un lenguaje despreciable, machista y homófobo para 'castigar' las actitudes del defensa azulgrana.

El 1-1 vino acompañado de un gesto de silencio (con gesto de cuernos en su mano) por parte de Piqué, al que después hizo una dura entrada Gerard Moreno. El '7' perico fue autor del gol inicial local y el que había defendido el origen barcelonés del histórico club blanquiazul. Su entrada fue tardía y provocó el primero de los tumultos con los que se cerró el derbi, que dejó más piques, nervios y tensión que fútbol. Se recordará por el nuevo gol de Piqué a sus vecinos, el sexto de carrera, el segundo de esta campaña y primero en Cornellá.

Por mucho que digan Valverde, Simeone, Zidane o Marcelino que la Liga no está sentenciada, todos tienen en la cabeza que está inclinada de manera casi definitiva para el Barcelona, que ya lleva 22 jornadas invicto. Por eso, 'Txingurri' Valverde pensó que era más inteligente guardar artillería para Mestalla, ante un Valencia que debía acudir al Wanda Metropolitano. Todo ello influyó para que rotasen Rakitic, Alba, Sergi Roberto y Leo Messi Lo del argentino es casi inaudito, porque siempre acostumbra a participar a no ser que un problema físico le condene. Iniesta volvió a ser titular por cuarto partido consecutivo para liderar un once con Paulinho, Coutinho, Semedo, Digne y Alcácer en punta.

Asistencia del capitán

El gol del Espanyol se produjo a raíz de un mal saque de puerta de Ter Stegen, que fue controlado por Baptistao. Este llegó al costado para que el capitán Sergio García -que llevaba en el campo cuatro minutos- pusiese una bola al área precisa a la cabeza de Gerard Moreno. El ariete remachó desde cerca, tras ver cómo Piqué no era capaz de despejar el centro de manera acrobática.

Cornellá disfrutó con el gol y ver cercana la opción de volver a tumbar al eterno rival tras la victoria copera. El Barcelona veía peligrar la opción de mejorar el récord sin perder de la era Guardiola. Pero entonces llegó esa acción a balón parado en la que Piqué marcó de cabeza y todo se descontroló un poco, como suele ser en un derbi, con patadas, piques, gestos y amagos de pelea bajo la lluvia. Tras otro derbi, la vida sigue igual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos