Un Caudal sin alma cae goleado en casa

Un Caudal sin alma cae goleado en casa
J. M. Pardo

Los de Josu Uribe, que ofrecieron la peor versión de la temporada frente al Logroñés, se complican más su futuro

ÁLVARO FERNÁNDEZ

El Caudal Deportivo despachó uno de los peores partidos de la temporada ante una Unión Deportiva Logroñés que se llevó un contundente triunfo (0-3), en un partido que controló desde el primer momento.

Pese a lo mucho que había en juego, le faltaba intensidad al equipo de Uribe y no tardó en llegar el tanto visitante. Antes de cumplirse el cuarto de hora de juego y tras una saque de falta favorable a los intereses de los asturianos, el equipo de Sergio Rodríguez montó una rápida contra. Ñoño se hizo con un balón en el centro del campo y se plantó ante Alberto. El jugador visitante esperó la llegada de su compañero Rubén Martínez, le cedió el balón y el extremo, solo ante Óscar Santiago, no dudó en fusilar para adelantar a su equipo.

0 Caudal

Óscar Santiago; Cristian, Alberto González, Calahorro, Catú, Yosu Camporro (Jandrín, m. 59), Iker Alegre, Borja Prieto, Niko, Polaco y Babalola (Camochu, m. 59).

3 U. D. Logroñés

Miguel; Sotillos, Paredes, Caneda, Ramiro, Arnedo, Ñoño (Titi, m. 72), Carles Salvador, Pablo Espina, Rubén Martínez (Muneta, m. 83) y Rayco (Cifu, m. 75).

goles:
0-1: m. 14, Rubén Martínez. 0-2: m. 41, Rubén Martínez. 0-3: m. 52, Calahorro, en propia puerta.
árbitro:
Mazo Maruri (Comité Castellano y Leonés). Amarillas a los locales Yosu Camporro y Jandrín; y al visitante Ñoño.
incidencias:
300 espectadores en el Hermanos Antuña en una tarde fría y lluviosa.

Pese a verse por debajo en el marcador, el Caudal no reaccionó. Tenía el balón aunque apenas se acercaba con peligro a la meta defendida por Miguel.

El conjunto riojano jugaba a placer, controlaba los tiempos y antes del descanso llegó el segundo, también de Rubén Martínez. El atacante se internó por la banda derecha, se zafó de su par y conectó un potente disparo desde treinta metros que se coló por la misma escuadra de la portería defendida por Óscar Santiago.

Tras el paso por los vestuarios, intentó sorprender Niko con un lanzamiento de falta directa desde el vértice derecho del área de la portería de Miguel que obligó al portero riojano a estirarse para evitar el gol. Pero la reacción caudalista se cortó en la siguiente jugada. Un saque de falta en corto sorprendió a los blanquinegros. Ñoño se internó en el área y, en su intento de despeje, Calahorro introdujo el balón en su propia portería.

Tuvieron que pasar los minutos para que llegasen las ocasiones locales. Niko probó fortuna con un disparo lejano que despejó Miguel. El cuero le cayó a Polaco, pero el centrocampista, con su pierna derecha, no supo definir ante el meta visitante. Poco después lo intentó de nuevo tras un lanzamiento de falta, pero el balón nuevamente acabó en los guantes del portero riojano.

Ya en el tramo final, los mierenses gozaron de claras ocasiones para recortar distancias en el marcador. Borja Prieto, a bocajarro dentro del área pequeña, no supo resolver para recortar distancias y Camochu tampoco pudo batir la meta visitante con un disparo cruzado.

Con el tiempo ya cumplido, Jandrín conectó un centro chut que no encontró rematador y se paseó por delante de la portería blanquirroja.

Con este nuevo tropiezo el Caudal se aleja un poco más del objetivo de la salvación. Los mierenses se sitúan a diez puntos de la posición de promoción por la permanencia y a catorce de la salvación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos