El Caudal cae derrotado de nuevo

Thaylor, del Caudal, conduce el balón, presionado por un rival. / J. P.
Thaylor, del Caudal, conduce el balón, presionado por un rival. / J. P.

El Mirandés, líder sólido de la categoría, se llevó el botín del Hermanos Antuña y los mierenses se quedan en penúltima posición

ÁLVARO FERNÁNDEZ MIERES.

El Caudal Deportivo sumó una nueva derrota, la cuarta consecutiva. Esta vez fue el Mirandés (1-3) -líder sólido que no conoce la derrota-, el que se llevó el botín de los tres puntos del Hermanos Antuña. El equipo mierense se queda en penúltima posición, con 9 puntos.

Pelayo puso un centro al área desde la derecha, Paris despejó el peligro y el balón le cayó a Alberto Gómez en la frontal. El mediocentro no dudó y con un potente disparo intentó sorprender al meta Limones.

La réplica visitante llegó con gol. El Mirandés aprovechó un error del Caudal en el centro del campo. Rúper se fue por la banda derecha, ganó la línea de fondo y puso un centro al área, pero nadie llegó a rematar. Sin embargo, el cuero llegó a los dominios de Yanis, quien se encontraba libre de marca y fusiló a Rabanillo con un disparo ajustado al palo izquierdo de la portería para establecer el 0-1 en el marcador.

Antes de cumplirse la media hora de juego, una indecisión en las filas caudalistas estuvo a punto de costarle caro al equipo asturiano. Borja Sánchez se hizo con el balón e intentó, con una vaselina, sorprender a Rabanillo a su salida, pero el disparo se fue ligeramente desviado.

Era el anticipo del 0-2. Porque poco después, a la salida de un córner, Melli peinó el balón al fondo de la red, lejos del alcance del meta gijonés.

No tardó en reaccionar el Caudal. Thaylor, desde la derecha, puso un centro al área y, tras un rechace de la zaga visitante, Alberto Gómez se hizo con el esférico en la medialuna del área. El cántabro levantó la cabeza y conectó un potente disparo que se coló por la escuadra de la portería de Limones. Era el 1-2, con el que el equipo blanquinegro ponía fin a su sequía goleadora.

Pero la reacción del cuadro asturiano se vio frenada muy poco después. Un grave error de Rabanillo en el área, tras el lanzamiento de una falta lateral, propició que Diego Cervero, atento a la jugada, solo tuviese que empujar la pelota para establecer el 1-3. Y justo antes del descanso, los locales pidieron penalti por un derribo de Mario sobre Borja Navarro dentro del área. El colegiado no señaló nada.

Tras el paso por los vestuarios lo intentó el Caudal. Iker Alegre probó fortuna desde el vértice izquierdo del área visitante, pero su disparo se fue por encima de la portería. Poco después el propio Iker Alegre tocó de espuela en la frontal para Borja Navarro, pero el disparo cruzado del delantero se marchó desviado. El Mirandés también tuvo ocasiones para ampliar su renta. La más clara fue con un disparo de Borja Sánchez, que obligó a Rabanillo a despejar el peligro con el pie izquierdo.

Movió sus fichas el técnico asturiano, Paco Fernández, y dio entrada a Javi Sánchez, Sergio Prendes y Camochu, en busca del gol. Sin embargo, el marcador no se movió más pese a las ocasiones y la mejoría en el juego que experimentó el equipo local.

Fotos

Vídeos