El Ceares araña un punto en Ganzábal y estrena su casillero

El cearista Javi Gutiérrez conduce el balón rodeado de adversarios.
El cearista Javi Gutiérrez conduce el balón rodeado de adversarios. / J. M. PARDO

El Langreo no pudo con un correoso conjunto gijonés que supo resistir sus acometidas ofensivas

GUILLERMO MARTÍNEZ LANGREO.

El Ceares mostró su versión más correosa ante el Langreo y arañó un punto (1-1) en Ganzábal que le permitió estrenar su casillero esta temporada. Los gijoneses frenaron al conjunto dirigido por Hernán Pérez, que pese a llevar la iniciativa no fueron capaces de superar a un rival que nunca se vino abajo.

1 LANGREO

0 CEARES

Langreo:
Adrián Torre; Pelayo, Dani López, Fran No, Castillo, César (Héctor, m. 62), Nacho Calvillo, Aimar, Álvaro (Damián, m. 76) Cris Montes (Polo, m. 72) y Omar.
Ceares:
Nacho; Pelayo Muñiz, Chery, Omar Oliveros, Aitor Cañedo, Rafa Felgueroso, Natan (Cristian, m. 81), Pelayo Torre (Pablo Martínez, m. 67) Javi Gutiérrez (Josin, m. 86) Juan Carlos y Juan Menéndez.
Goles:
0-1: m. 65, Juan Menéndez. 1-1: m. 85, Omar de penalti.
Árbitro:
Romero García (Caudal). Amonestó al local César; y a los visitantes Rafa Felgueroso y Javi Gutiérrez.
Incidencias:
partido disputado en Ganzábal. Se guardó un minuto de silencio un minuto de silencio en memoria del expresidente del Langreo Fernando de la Roza Coto y del padre de un directivo.

La primera media hora de choque fue de claro dominio local, pero el Ceares dispuso de una clara de gol en las botas de Javi Gutiérrez, que no acertó con su disparo, finalmente despejado en línea de gol por un zaguero local. Respondió el Langreo ya en el último tercio del primer acto por medio de Álvaro, quien tras dar muestras de su velocidad finalizó la jugada con un disparo que se fue rozando el poste. El propio atacante llanisco disfrutó de un mano a mano con Nacho siete minutos después que no logró transformar en gol.

El Ceares respondió al filo del ecuador de la segunda mitad, cuando un contragolpe dirigido por Javi Gutiérrez desde la banda izquierda terminó con un centro que Juan Menéndez, libre de marca, remató de forma inapelable. El gol premiaba los méritos del conjunto gijonés, que con su presión llegaba una y otra vez a las inmediaciones del área local.

En el minuto 85, una mano dentro del área de Chery la castigó el árbitro con la pena máxima. La responsabilidad desde los once metros la asumió Omar, que no falló en su lanzamiento para establecer el definitivo empate.

Fotos

Vídeos