Todos pendientes del césped del Tartiere

Estadio Carlos Tartiere, esta noche. /E. C.
Estadio Carlos Tartiere, esta noche. / E. C.

La lluvia puede deteriorar el terreno del juego y el Oviedo prepara una cobertura especial para minimizar los daños

José Ángel García
JOSÉ ÁNGEL GARCÍAGijón

Los pronósticos no fallan y la lluvia ha sido la principal protagonista a lo largo del día de hoy en Oviedo. Ahora, queda por ver cómo afectará la acumulación de agua al estado del césped del Carlos Tartiere. Nadie obvia que hay preocupación por ver cómo responde el verde, en el disparadero más veces de las quisiera el propio club. Tanto la entidad azul como el Ayuntamiento han transmitido tranquilidad en las últimas horas y la convicción de que se pondrán todos los medios posibles para paliar la situación y minimizar daños. Ayer, varios técnicos se asomaron para examinar en primera persona el estado del terreno de juego en la búsqueda de posibles soluciones.

Hasta 25 operarios está previsto trabajen durante la jornada de mañana sobre el césped del estadio ovetense, cinco veces más de lo habitual. Alfredo Álvarez, técnico especialista en el cuidado del césped, considera que solo se pueden tomar medidas paliativas, ya que el problema del verde del Tartiere viene de lejos. «Los operarios tendrán que echar mano de las ‘squeegee’ (escobas con gomas) para achicar agua; no tienen muchas más opciones», señala Álvarez, que añade también otras alternativas como «pinchar el césped y crear canales de infiltración». Los problemas de este césped, opina, pueden estar provocados por una mala construcción de los drenajes, sumada a la falta de luz y a la ventilación de aire.

Hubo ya problemas semanas atrás en el duelo ante Osasuna y ahora la prueba de fuego será mañana con la disputa del derbi asturiano. Será entonces cuando el verde del Tartiere pase su examen definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos