Cristiano y Marcelo reaniman al Real Madrid

Zidane da indicaciones a Cristiano, autor de dos goles. /  EFE
Zidane da indicaciones a Cristiano, autor de dos goles. / EFE

En el regreso de la 'BBC', el portugués marcó dos goles de penalti y el brasileño puso la sentencia

AMADOR GÓMEZ VALENCIA.

Volvió el tridente Bale-Benzema-Cristiano nueve meses después y fue el delantero portugués, junto a Marcelo, quien se encargó de reanimar al Real Madrid en Mestalla, donde se presentó el equipo blanco en estado crítico tras el ridículo copero ante el Leganés y salió triunfante gracias a un par de penaltis de su gran estrella y a un zurdazo del lateral brasileño, que se encargó de cerrar un partido con altibajos y resultado engañoso, pero que debe ser revitalizador para el conjunto de Zidane.

1 VALENCIA

0 REAL MADRID

Valencia:
Neto, Montoya, Garay, Coquelin, Lato (Pereira, min. 77), Guedes (Carlos Soler, min. 46), Parejo, Kondogbia, Gayà, Santi Mina y Rodrigo (Zaza, min. 75).
Real Madrid:
Navas, Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo, Modric (Kovacic, min. 88), Casemiro, Kroos, Bale (Lucas Vázquez, min. 69), Benzema (Asensio, min. 78) y Cristiano.
Goles:
0-1: min. 16, Cristiano Ronaldo, de penalti. 0-2: min. 38, Cristiano Ronaldo, de penalti. 1-2: min. 58, Santi Mina.1-3: min. 84, Marcelo. 1-4: min. 89, Kroos.
Árbitro:
Estrada Fernández (Catalán). Tarjetas amarillas a Bale, Gayà, Varane, Carvajal y Parejo.
Incidencias:
Mestalla. Lleno. 50.000 espectadores.

En un duelo de lucha por la Champions en el que el Madrid estaba obligado a levantarse y dar un golpe de autoridad, Cristiano repitió doblete, aunque en este caso ambos goles fueron de pena máxima. Otra de las mejores noticias fue la confirmación de Marcelo, que regresó a su mejor nivel en el 7-1 ante el Deportivo y, tras un cuarto de hora de sufrimiento blanco en Metalla, fue quien dio el golpe definitivo al conjunto de Marcelino. Aún hubo tiempo para un cuarto gol, de Kroos, cuando un Valencia sin pegada, que perdió sus oportunidades en la primera parte y al comienzo de la segunda, ya estaba entregado.

La sentencia de Marcelo, tras un jugadón con Asensio, llegó cuando la 'BBC' ya no estaba en el campo, después de que Zidane retirase a Bale y a un enfadado Benzema, para dar al Madrid mayor equilibrio y solidaridad, después de que su equipo mostrase mucho desorden e imprecisiones en el pase y se arriesgase al empate cuando el campo estaba inclinado a favor del Valencia con el 1-2.

El Madrid sí se aprovechó de una primera parte trepidante para ponerse por delante en el marcador, aunque el Valencia también tuvo entonces sus ocasiones, malogradas por una gran parada de Keylor Navas y la falta de puntería del equipo de Marcelino. Aunque salió el Valencia más enchufado fue el Madrid el que más peligro creó en los primeros minutos y, así, al cuarto de hora, después de que Neto evitase un tanto de Bale, fue Cristiano quien, tras un córner del conjunto local, se echó una carrera de 80 metros para lanzar una contra estupenda que culminó con Martín Montoya arrollando al astro portugués. El penalti fue clarísimo y el propio Cristiano se encargó de materializarlo.

Cristiano, con espacios

Marcelino, siguiendo el ejemplo del Bernabéu (2-2), volvió a recurrir a Lato como lateral zurdo y a Gayá como interior, pero en esta ocasión la apuesta no le salió nada bien en la primera mitad, en la que el Real Madrid hizo daño por la banda en la que se movió Cristiano y Martín Montoya se encargó de cometer un par de penaltis, aunque el que se le señaló por saltar por un balón junto a Benzema fue muy riguroso. El caso es que, junto a las ocasiones perdidas por el Valencia y que el exjugador azulgrana arrolló a Cristiano cuando sólo se llevaba un cuarto de hora, todo se le puso de cara al equipo de Zidane.

Cuando el Madrid daba por buena la ventaja por la mínima al descanso Estrada Fernández sorprendió con la segunda pena máxima, inexistente según los valencianistas. Antes del descanso aún tendría tiempo el Valencia para que Rodrigo perdonase otra casi a puerta vacía, por lo que los blancos pudieron irse a los vestuarios satisfechos tras una actuación seria y de cierto orden táctico, aunque en la segunda parte llegaría el típico descontrol madridista.

Con 0-2 y 45 minutos por delante para aguantar el balón y el resultado, comenzó el festival de errores defensivos de los madridistas, el primero de ellos reflejado en el remate de Santi Mina tras un saque de esquina en el que la zaga de Zidane se mostró indiferente. Acarició otra vez la igualada el equipo de Marcelino con un disparo de Parejo al que respondió Keylor Navas con el pie, y ahí fue muriendo el Valencia, hasta que fue sepultado por Marcelo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos