Un derbi para disfrutar y ganar

EDU POLOPeriodista del Mundo Deportivo

Hace quince años del último derbi en el Carlos Tartiere. Si soy sincero, ni recuerdo aquel partido en concreto. Sí recuerdo alguno anterior, disputado en Primera División y en el viejo Tartiere. Recuerdo los goles de Carlos, la clase de Dubovsky o la entrega de jugadores como Gorriarán. Yo en aquella época ya le tenía una simpatía muy especial al Real Oviedo, aunque fue a raíz de lo sucedido en 2003 cuando me convertí en un incondicional y en un ‘symmachiarii’ más.

En estos quince años al Real Oviedo le han pasado muchas cosas, la mayoría por desgracia malas, aunque por suerte las buenas son las más recientes. El camino para volver a disfrutar de un derbi ha sido largo y muy duro. Y digo disfrutar porque después de ver al club herido de muerte en la UVI, de jugar en campos de tierra, de sufrir derrotas humillantes en casa ante el Sporting B y de todo lo vivido, poder presenciar de nuevo un derbi de verdad en el Tartiere y dentro del fútbol profesional merece ser disfrutado.

Y además de disfrutar, hay que ganar. Porque es un derbi, porque ganarle al Sporting siempre es especial y sobretodo porque el sueño del regreso a Primera cada vez está más cerca. Hace unos meses celebramos el empate en El Molinón como si fuera una victoria. Porque lo era. Ellos venían de Primera y nosotros estábamos aún arrancando un nuevo proyecto. El destino es caprichoso y ahora resulta que los que se burlaron de nosotros ese día, ahora no solo firmarían el empate en el Tartiere, sino que también lo celebrarían.

Eso sí, en el momento en el que el balón empiece a rodar, espero que el derbi se quede en la grada y los jugadores se olviden de quién es el rival y afronten el partido como si fuera cualquier otro. El objetivo para ellos no será ganarle al Sporting, sino simplemente ganar. Sumar tres puntos más que son vitales para poder completar el viaje de vuelta. Los rivales ahora mismo son el Huesca, el Cádiz, el Rayo o el Lugo, entre otros. Y si ganamos, entonces sí que lo celebraremos. A lo grande y a ocho puntos. Mucho más que el empate del Molinón, no tengan ninguna duda.

Desde la distancia he podido comprobar que el derbi asturiano ha traspasado ‘fronteras’. Esta semana se ha hablado del Oviedo-Sporting en casi todos los medios a nivel nacional, igual que sucedió en la primera vuelta, y en Barcelona mucha me pregunta estos días por el partido del Tartiere. Casi se me solapará con el derbi catalán y desde el estadio de Cornellà estaré mucho más pendiente de lo que pase en Oviedo. Ganar el domingo es clave para poder ver al Real Oviedo el año que viene en el Camp Nou. Pero vayamos paso a paso. De momento, ganar al Sporting.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos