Un exárbitro de Primera revela mordidas y amaños con Villar

Pino Zamorano escucha a Barral, en El Molinón, en el año 2007.
Pino Zamorano escucha a Barral, en El Molinón, en el año 2007.

«O estás con él o contra él», advierte Pino Zamorano, que asegura que aquellos colegiados que osaban desafiarle «no prosperaban»

E. C. GIJÓN.

Pino Zamorano revela supuestos tratos de favor por parte de Ángel María Villar y su directiva que afectaban al arbitraje español. Según afirma, en una entrevista a El Español, el todavía presidente de la Federación Española de Fútbol pedía comisiones a los árbitros a fin de mediar en los nombramientos que se producían a final de temporada.

«Me pidieron un 5% de lo que yo ganaba en Primera División en concepto de representación arbitral», indica el que fuera colegiado de la máxima categoría. «Las listas de ascensos y descensos de los árbitros se las pasaban a Villar antes de publicar para que diese el visto bueno», desvela.

Para los aficionados al fútbol Pino Zamorano quizá sólo sea el colegiado con el récord de expulsiones en un mismo partido: seis tarjetas rojas en un derbi catalán. Pero este árbitro del colegio castellano manchego y exasambleísta de la Federación comenzó a pitar profesionalmente en 1988, el mismo año en el que arrancó su mandato un joven Villar. «O estás con él, o estás contra él». Colgó el silbato hace cuatro temporadas. Quizás por eso habla con la claridad que no pudo hacer hasta ahora. Una nitidez que le ha valido la censura de un sector del arbitraje que le critica por no haber dicho esto cuando formaba parte del arbitraje español. A Pino Zamorano no le importan los reproches. Insiste en que la Federación cocinaba elecciones por medio del voto por correo o las presiones que sufren quienes osan desafiar a Villar.

«Por no querer firmar un papel contra López Nieto, Pérez Lasa, que iba a ser árbitro internacional, dejó de serlo y a Daudén Ibáñez, 'top class', lo bajaron a Segunda», explica el exárbitro. Los votos de los árbitros, abunda, siempre son a favor de Villar. «Fernández Hinojosa empezó a hablar contra él y nunca subió a Primera», esgrime a modo de ejemplo, antes de confirmar que si votabas contra él «no prosperabas».

No había conceciones si cortejabas con la oposición. Sánchez Arminio me recriminó que hubiese dado una charla de entrenadores organizada por un rival de Villar. A partir de ahí me pusieron la cruz. Era mi último año de arbitraje y ya podían hacer conmigo lo que quisieran. Si me hubiera quedado más tiempo, simplemente me habría quitado de en medio», destaca.

Eso sí, Pino Zamorano niega que conozca casos de árbitros que han condicionado resultados. «Soy militar de carrera y para mí, dos más dos son cuatro y si algún día alguien me hubiese dicho que tiene que ganar uno u otro, te puedo asegurar que lo hubiese denunciado».

Fotos

Vídeos