Fútbol

La falta de gol deja sin recompensa al Lealtad

Los jugadores del conjunto maliayo disputan de cabeza el balón. / AURELIO FLÓREZ
Los jugadores del conjunto maliayo disputan de cabeza el balón. / AURELIO FLÓREZ

El conjunto maliayo suma su undécimo partido sin ganar a pesar de que compitió bien ante el Amorebieta y llevó la iniciativa del partido

GUILLERMO B. VILLAVICIOSA.

Continúan las rachas opuestas. El Lealtad suma su undécimo partido sin ganar y el Amorebieta sin perder (0-0). Los maliayos, a pesar de las numerosas y sensibles bajas, compitieron bien una vez más y llevaron la iniciativa ante un rival directo como el Amorebieta, pero la falta de gol sigue mermando a un Lealtad que espera recuperar efectivos y algún refuerzo en las próximas fechas. El empate mantiene la distancia de once puntos en favor del equipo vasco y deja en puestos de descenso a los de Villaviciosa.

0 LEALTAD

David Tejero; Nacho López, Omar Hernández, Carbonell, Keko; Jorge Fernández, Rodri Martínez, Mendi, Mauri; Iván Garrido y Manu Medori.

0 AMOREBIETA

Nacho Zabal; Eiriz Goiria (Adrián Güemes, m. 58), Matej Simic, Oier Luengo, Alberto Morgado; Mikel Juaristi, Gorka Iturraspe (Ubis, m. 81); Jon Aguirrezabala, Juan Martín (Jon Galarza, m. 60), Iker Seguín; y Jon Ander.

Árbitro:
Martínez Santos. Comité Gallego. Amonestó al visitante Oier Luengo.
Incidencias:
Les Caleyes. Terreno de juego encharcado y posteriormente embarrado. Mañana fría y lluviosa. 190 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del socio local Enrique Castro.

El técnico local, Roberto Aguirre, tuvo pocas dudas para hacer la alineación y formó con los once jugadores disponibles del primer equipo. En el banquillo, junto a Javi Porrón, que no pudo participar por una tendinitis en la rodilla de la última lesión, estuvieron los juveniles René Pérez y Joshua, y los jugadores del filial René Pérez y Juan Cueto. La principal novedad en el once fue el regreso de Iván Garrido, que volvió a disfrutar de minutos justo un año después de su lesión de ligamento cruzado; el navarro actuó en punta y se mostró combativo, bien físicamente y únicamente falto de oportunidades en el área.

El encuentro estuvo marcado por la lluvia, que dejó un terreno de juego con muchos charcos y que se convirtieron en barro con el paso de los minutos. La circulación de balón era complicada y el partido fue muy físico, de mucha disputa y pocas ocasiones.

El Lealtad llevó la iniciativa desde el principio, mostrándose muy contundente en los duelos, aunque sin apenas opciones en ataque para generar apuros a un Amorebieta conformista.

Las defensas estaban pendientes de no cometer errores ante las delanteras que esperaban un fallo para poder tener alguna aproximación peligrosa, ya que la circulación de balón era harto complicada. Así llegó la ocasión más clara del partido. Corría el minuto 14 cuando el balón le cayó a Jorge Fernández, tras el error en el despeje de un defensa vasco, pero el remate del atacante negrillo lo desvió Zabal con acierto.

La otra ocasión del primer tiempo fue también para el Lealtad, en este caso tras un cabezazo de Rodri a un centro de Nacho López, pero Zabal blocó el esférico sin apuros.

La necesidad apretó a un Lealtad que buscaba la portería contraria con más ahínco, aunque sin éxito, frente a un Amorebieta más conservador y conformista, que dejaba avanzar el crono y sin dar muestras de preocupación por no probar a David Tejero en todo el encuentro.

El segundo tiempo transcurrió sin ocasiones para ninguno de los dos equipos. Las defensas estuvieron siempre atentas para desbaratar cualquier aproximación sobre un campo muy resbaladizo.

Los centrales locales, Omar Hernández y Carbonell, cuajaron una actuación sobresaliente, atentos al corte y siempre acertados en el despeje a pesar de la dificultad que ello conllevaba. A pesar de la voluntad de todo el equipo, el Lealtad no pudo pasar del empate ante un rival directo al que tendrá muy complicado adelantar ya en la segunda vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos