El filial continúa en modo líder

Cayarga, con el 11 a la espalda, en el lanzamiento de la falta que supuso el gol rojiblanco. /  JESÚS GV.
Cayarga, con el 11 a la espalda, en el lanzamiento de la falta que supuso el gol rojiblanco. / JESÚS GV.

Un gol de falta directa de Berto Cayarga en los primeros minutos desequilibra un duelo marcado por el mal estado del césped

OPTA SPORT PAMPLONA.

El Sporting B consolidó su liderazgo en casa de un necesitado Osasuna Promesas gracias a un gol de falta directa de Berto Cayarga al comienzo de un encuentro que estuvo marcado por la lluvia y el mal estado del césped.

En el duelo de canteras, los gijoneses se llevaron los tres puntos en un encuentro en el que lo más justo hubiera sido un empate. Pese a la diferencia en la clasificación y el tempranero gol, logrado con un impecable lanzamiento de un libre directo desde la frontal del área, los rojillos no perdieron la cara al partido en ningún momento y merecieron, al menos, un punto.

Pese a recibir pronto el gol en contra, Osasuna Promesas se rehizo y logró hacerse con la posesión del balón. El filial rojillo intentó llegar hasta la portería de Dani Martín a través de combinaciones que la gran defensa visitante repelía. Borja Domingo lo intentaba una y otra vez, pero la gran actuación de Carlos Cordero y Víctor Ruiz dejaron en meros acercamientos el trabajo del delantero local.

Así pues, los rojillos solo conseguían crear verdadera sensación de peligro en jugadas a balón parado. En el minuto 24, Mikel Fernández dispuso de un buen remate de cabeza en una falta lejana que se marchó por encima del larguero, y en el 34, Dani Martín despejó una peligrosa falta lateral.

Con todo, la mejor oportunidad local llegó en un balón largo que Jaime Dios ganó por velocidad a Carlos Cordero. El extremo aguantó el envite del defensa sportinguista y, dentro del área, sacó un tiro cruzado, raso, con el que superó a Dani Martín, pero el balón se fue junto al palo.

Por su parte, el Sporting B supo materializar su ventaja inicial. El filial gijonés se plantó bien en defensa e intentó salir por bandas, con Cayarga e Isma Cerro, y conectar con Claudio, arriba. Sin embargo, la defensa local, liderada por Mikel Fernández y Diego Rubio, con las ayudas de Moncayola, anuló los intentos que realizaban los asturianos con sus rápidas salidas.

Ya en la segunda parte, la entrada de Arellano dio alas a Osasuna Promesas. El lateral, reconvertido a extremo, dio profundidad y verticalidad a los ataques locales, pero, como a lo largo de la temporada, no estuvo afortunado y sus centros se quedaron sin rematador. Pudieron los navarros empatar, pero la mala suerte y el barro impidieron el gol de un combativo Borja Domingo. El delantero se aprovechó de la falta de entendimiento entre Dani Martín y Cordero y se hizo con un balón en largo para rematar raso. Cuando el balón se colaba en la puerta visitante se frenó por el barro y Víctor Ruiz logró sacarlo en la línea de meta.

Tras esta oportunidad, Osasuna B se hizo con mayor dominio tanto del balón como del campo, pero el Sporting B mantuvo su gran defensa mientras buscaba las rápidas transiciones. Pudieron ampliar distancias los visitantes, además, con dos disparos de Cayarga y Cerro que detuvo Gonzi.

Por su parte, Osasuna B no conseguía abrir la defensa visitante. En los últimos quince minutos, el conjunto pamplonica terminó por inclinar el campo y acorraló a los rojiblancos, que lograron defenderse y salir en peligrosas contras. Hasta en tres ocasiones llegaron con peligro al área rival, pero Rubio, por dos veces y Arellano, corrigieron bien y taparon los ataques que habrían sentenciado el partido.

Ya en el último minuto, Borja Domingo tuvo una última ocasión. Una falta desde el centro del campo fue rematada por el delantero y, cuando ya había superado a Dani Martín, se estrelló en el larguero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos