El filial sueña a lo grande

Los jugadores del Sporting B, durante un entrenamiento. /  A. GARCÍA
Los jugadores del Sporting B, durante un entrenamiento. / A. GARCÍA

Varios exfutbolistas del club señalan que esos buenos resultados son fruto del trabajo en las categorías inferiores La trayectoria de los guajes, que aspiran al liderato, contrasta con la irregular dinámica que arrastra el primer equipo

DANI BUSTO GIJÓN.

«A ver si estos neños nos dan una nueva alegría». Es ya una expresión que se escucha con frecuencia en la grada del campo Pepe Ortiz, en boca de numerosos aficionados sportinguistas, que acuden Mareo cuando el Sporting B juega como local, habitualmente los domingos por la mañana. Se trata de un pequeño consuelo para los seguidores rojiblancos, que ven como el primer equipo no termina de carburar y lleva una trayectoria un tanto irregular.

El filial gijonés mantiene una buena dinámica que le ha situado en la segunda posición de su grupo, en Segunda B, y que incluso le permitirá pelear por el liderato el próximo domingo, en El Molinón (12 horas), ante el Mirandés. Con todo, cabe recordar que detrás de estos buenos resultados hay un trabajo de formación en las categorías inferiores que ahora ve sus frutos. Todo ello, es cierto, aderezado con varios fichajes traídos directamente para reforzar al filial.

En esta misma idea inciden algunos exfutbolistas que tuvieron su paso por el filial, en diversas etapas, y que después se asentaron en el primer equipo. «Para lograr este rendimiento se necesita tener un bloque consolidado», comenta Samuel Baños, quien disputó 101 partidos con el filial en Segunda B y que después fue capitán en el primer equipo hasta 2005. «La ilusión y el hecho de trabajar juntos durante varias temporadas influye mucho», añade.

David Cano «Los buenos resultados que se ven ahora son fruto del trabajo realizado años atrás»Samuel «Para lograr este rendimiento se necesita tener un bloque consolidado»Mino «El filial se ha dado cuenta de que puede competir de tú a tú ante todos sus rivales»Juanjo «El Sporting tiene una presión que dificulta la posibilidad de ver en él a los chicos del filial»Miguel López «Al primer equipo llegó gente nueva y eso necesita un mayor tiempo de adaptación»

Una línea que también mantiene David Cano: «Los buenos resultados que se ven ahora son fruto del trabajo realizado». Sin embargo, el excapitán rojiblanco lamenta que a los canteranos les lleguen las oportunidades de participar en el Sporting a cuentagotas. Esto puede deberse, según argumenta el exguardameta Juanjo, a que el primer equipo «tiene una presión altísima» y una exigencia de regresar a Primera que «complica más la posibilidad de que se pueda tirar de los chicos del filial en un año tan importante».

Del mismo modo, Juanjo matiza que Segunda y Segunda B son categorías «diferentes y no se deben extrapolar los resultados que están logrando uno y otro equipo».

Precisamente Miguel López Cedrón es buen conocedor de ambas categorías. El máximo goleador del filial en Segunda B, con 37 tantos, recuerda que en su etapa en el Sporting B, el primer equipo también tenía esa presión por regresar a Primera. Además, ve necesario un periodo de adaptación en el club rojiblanco cada vez que llega alguien de fuera. «José Alberto está haciendo un gran trabajo con el filial, conoce bien a sus jugadores, pero en el primer equipo es diferente. Llega gente nueva, que no conoce el funcionamiento del club, y eso cuesta, lleva un periodo de adaptación», indica el exdelantero.

Lo cierto es que las exigencias y los objetivos para ambas plantillas son diferentes esta temporada. Y en este punto un filial siempre se encuentra más desahogado. «Subieron de Tercera y ahora se encuentran ahí arriba, sin urgencias. Y además se han dado cuenta de que pueden competir de tú a tú contra todos los rivales», comenta Mino, quien da un voto de confianza al primer equipo al señalar que la Segunda «está muy igualada».

Con todo, por delante queda una segunda vuelta prácticamente completa y la libreta de los deberes no se ha terminado de rellenar, sin olvidarse de la obligación de dar «nuevas alegrías» a esos incondicionales que acuden con frecuencia a Mareo y a El Molinón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos