«El fútbol tiene que aportar a la empresa muchas cosas que han sido subestimadas»

Julio Tascón, Plácido Rodríguez Guerrero, Manuel Paredes y Germán Robles, antes de la ponencia. /  Á. PIÑA
Julio Tascón, Plácido Rodríguez Guerrero, Manuel Paredes y Germán Robles, antes de la ponencia. / Á. PIÑA

La Facultad de Economía de la Universidad de Oviedo acogió a los dos grandes clubes asturianos para valorar su impacto más allá del ámbito deportivo

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

«Nadie es ajeno a que el fútbol tiene un impacto en la economía asturiana en cualquier sentido», expuso Julio Tascón, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo, que en la mañana de ayer reunió a representantes de los dos grandes clubes del Principado para valorar el impacto de ambas entidades más allá del ámbito deportivo. Germán Robles, director de la Fundación Escuela de mareo Real Sporting de Gijón, y Manuel Paredes, vicepresidente del Real Oviedo, compartieron mesa redonda con el director de la Fundación Observatorio Económico del Deporte y expresidente sportinguista Plácido Rodríguez Guerrero, junto al que abordaron varios ámbitos que rodean a lo que acontece sobre los terrenos de juego.

«El fútbol tiene que aportar muchas cosas al sector empresarial que a veces han sido subestimadas», aseguró Germán Robles, que recordó que los clubes han tomado conciencia de la importancia de la responsabilidad social corporativa. Lo que surgió como una herramienta para incrementar la reputación se ha consolidado como uno de los grandes métodos para potenciar la imagen de las entidades deportivas y profundizar el vínculo con sus aficionados mientras se tratan de definir sus valores.

«Un club tiene que ser una marca diferenciada, familiar y neutra, que caiga bien fuera de casa», indicó Robles, que recordó las medidas sociales que llevan a cabo entidades como el Corinthians, el Feyenoord y el Wolfsburgo y estableció como espejo el sistema implantado en la Premier League, con una «gran inversión» en ese ámbito. El director de la Fundación Escuela de Mareo Real Sporting de Gijón, que aludió a la fórmula del compositor Gustav Mahler que define al talento como a la suma del conocimiento y los valores multiplicada por la actitud, expuso que el fútbol «es una industria como cualquier otra y de mucho calado social».

Transmisores de valores como «el esfuerzo y el sacrificio sano», los dos grandes equipos asturianos pretenden implantar atributos en la sociedad a través de sus aficionados y sus propios jugadores. «Aparte de enseñar fútbol, damos formación desde pequeñinos. Les inculcamos compañerismo y respeto al contrario», recordó el vicepresidente del Real Oviedo Manuel Paredes, quien a través de numerosas anécdotas con un tono desenfadado profundizó en el ámbito de la justicia deportiva. El dirigente oviedista, abogado de profesión, explicó las responsabilidades derivadas del fútbol en caso de lesiones. Un terreno virgen en el profesionalismo español, pero con sentencias en Inglaterra favorables al jugador damnificado incluso antes de que llegase a debutar con el primer equipo al entender que se le privaba de su futura profesión.

«Cuidadosos con la gestión»

Plácido Rodríguez Guerrero, que citó al catedrático de la Universidad de Zaragoza Eduardo Bandrés para recordar que «los clubes son pymes», incidió en la importancia de ser «cuidadosos con la gestión» y señaló la disparidad de opiniones existente acerca del papel de los fondos de inversión en el fútbol actual. «Tienes que ser prudente en el gasto. Nos preguntan si vamos a fichar ahora a un delantero, pero muchas veces el mercado de invierno no es bueno», expresó Paredes antes de la entrega de diplomas por parte de la Universidad de Oviedo a empresas como EL COMERCIO en reconocimiento por su colaboración en las actividades de la facultad. Tras el sorteo de las camisetas de ambos equipos, el vicepresidente azul y Germán Robles posaron con ellas intercambiadas en un momento de confraternización que sirvió como epílogo de la ponencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos