El fútbol despide a Carriega

Un niño sujeta una fotografía del técnico, mientras introducen su féretro en la iglesia. /  XESÚS FARIÑAS
Un niño sujeta una fotografía del técnico, mientras introducen su féretro en la iglesia. / XESÚS FARIÑAS

Quini se desplazó hasta Allariz, en Orense, para dar su adiós al que fuera técnico del Sporting a principios de los 70

A. MAESE GIJÓN.

La iglesia Santiago de Allariz se quedó ayer pequeña para despedir a Luis Cid Pérez, más conocido como 'Carriega' en el mundo del fútbol. El gallego dirigió al Sporting a finales de los años 60 y principios de los 70, cuando logró el ascenso del club a Primera División después de varias temporadas en la categoría de plata.

Hasta Allariz, pequeño pueblo de Orense, se desplazó Enrique Castro 'Quini' para dar el último adiós al que fuera su entrenador en sus primeros pasos como rojiblanco. 'El Brujo' se acercó al velatorio, donde saludó a familiares y amigos del extécnico rojiblanco.

Ya por la tarde, a las 17 horas, en la iglesia de Santiago de Allariz, cerca de 400 personas acudieron para despedir a un hombre que en Gijón ofreció un punto de vista diferente a los ataques del fútbol de la época.

«Nos daba cierta libertad para poder hacer lo que quisiéramos», destacó Churruca a este periódico sobre la idea de juego de Carriega. «Es un hombre muy importante para el club porque con él conseguimos el ascenso a Primera y nos mantuvimos al año siguiente con unos retoques», añadió el exrojiblanco.

Varios clubes se acordaron ayer de su figura. Desde varios puntos del país llegaron ramos de flores y cartas en forma de recordatorio de aquellos equipos en los que el gallego ocupó sus banquillos o defendió sus camisetas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos