«Tenemos que ganar al TSK Roces para jugarnos el liderato con el Vetusta», dice Oli

S. MENOR AVILÉS.

A ocho partidos para el final de la temporada, el Marino de Luanco es segundo a un punto del líder, el Real Oviedo B, con todas las opciones todavía de ser campeón de la Tercera asturiana y por ende poder jugarse el ascenso a una sola eliminatoria.

Tras empatar a un tanto frente al Langreo el pasado domingo en Miramar, el técnico azulón, Oli Álvarez, se muestra satisfecho con el rendimiento de los suyos y le ha marcado un nuevo reto a su plantilla: «ganar los seis próximos puntos en juego y afrontar desde el liderato los últimos seis partidos de liga».

Así, tras «un partido intenso, duro y de tensión» ante el Langreo en el que «nos supimos sobreponer al gol de ellos para lograr el empate y fuimos superiores en la segunda parte», el técnico ovetense tiene los cinco sentidos puestos en el TSK Roces, «un rival del que no nos podemos fiar». A pesar de contar para la cita con tan solo catorce jugadores, Oli remarca que «debemos ganar para jugarnos el lierato con el Vetusta el jueves».

El preparador da «más merito» si cabe al nivel actual del equipo que cuando «nos mantuvimos tantas jornadas invictos. Según está Miramar, los entrenamientos que podemos hacer, las bajas, Fassani lesionado con pubalgia... contamos con muy pocos efectivos y el equipo está compitiendo y jugando muy bien. Estoy muy orgulloso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos