El Gijón Industrial asalta Ganzábal

El atacante del Langreo Omar trata de superar a Iván Suárez, con Daviid atento a la jugada. /  J. M. PARDO
El atacante del Langreo Omar trata de superar a Iván Suárez, con Daviid atento a la jugada. / J. M. PARDO

Un gol de Villa en la primera parte derrota el Langreo y permite a los fabriles dar un paso de gigante hacia la permanencia

GUILLERMO MARTÍNEZ LANGREO.

El Gijón Industrial asaltó Ganzábal y se llevó los tres puntos gracias a una diana de Villa, que ajustició a un Langreo negado de cara que marró un penalti. El resultado supone un paso de gigante del conjunto de La Calzada en su camino hacia la permanencia y un severo revés para los langreanos en su lucha por el liderato.

Los fabriles lucieron su rigor táctico en los compases iniciales ante un conjunto local que acumulaba llegadas al área, pero sin generar peligro en torno a la meta defendida por Iván Llamas. El Langreo, que dominaba el partido con más voluntad que acierto, se vio sorprendido al contragolpe a la media hora de juego.

En su primera oportunidad, Villa recogió un balón dentro del área y con un fuerte disparo a la escuadra hizo saltar la sorpresa en Ganzábal y puso de cara el duelo para el conjunto que dirige Viti Amaro. Atascados, los locales no encontraban el camino para poner en aprietos a la sólida zaga gijonesa y se encomendaba a disparos lejanos y jugadas a balón parado que resolvían sin excesivos apuros los jugadores fabriles, que se fueron al descanso con ventaja en el marcador.

El paso por los vestuarios espoleó al Langreo, que comenzó a fabricar ocasiones de gol con mayor facilidad. Una de las primeras llegó en el minuto 54, cuando Pablo Acebal conectó un remate que salió rozando el poste. La ofensiva azulgrana continuó con un testarazo de Javi Sánchez que se fue por encima del larguero de la meta del Gijón Industrial.

Camino del ecuador de la segunda parte, un fuerte disparo raso de Omar lo despejó con el pie Iván Llamas con tanto acierto como grandes apuros a saque de esquina. El Langreo intensificaba su dominio, pero no lograba trasladarlo al marcador.

El gol local pudo llegar en el minuto 68, tras un penalti cometido sobre Pablo Acebal. La pena máxima, ejecutada por Omar, la despejó el portero fabril Iván Llamas. Diez minutos más tarde, un golpe franco a favor del Langreo ejecutado por Damián lo repelió el larguero.

Los langreanos, que fueron de menos a más en el duelo, se estrellaron contra un frontón difícil de penetrar, que resistió los arreones locales para saborear el triunfo. Una victoria que no disfrutaban en Ganzábal desde la temporada 1969-1970.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos