El Huesca descarrila en Vallecas

El Rayo desarbola al líder y rentabiliza el pinchazo del Cádiz, que se atasca en su feudo ante el Lorca

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El líder descarriló ayer en Vallecas. En su pulso con su más inmediato perseguidor, que redujo su desventaja con la cima de la tabla a cinco puntos, el Huesca se vio obligado a firmar su capitulación (3-0) antes del descanso.

El Rayo desarboló al conjunto que dirige Rubi con una salida en tromba que dio sus frutos antes de cumplirse el primer cuarto de hora de juego. En una salida dubitativa de Remiro, que no se entendió con su compañero Íñigo López, el balón le quedó en bandeja dentro del área a Emiliano Velázquez, encargado de abrir el marcador. Noqueados, los oscenses recibieron otro gancho directo al mentón poco más de un minutos después con una galopada por el flanco izquierdo de Álex Moreno que finalizó con un remate a la red Embarba.

La puntilla de los franjirrojos al Huesca llegó todavía en la primera mitad. Raúl de Tomás remachó a la red en el segundo palo un remate de Baiano desviado por un zaguero visitante y estableció el definitivo 3-0 para los madrileños, que se consolidan en la zona de ascenso directo gracias al pinchazo del Cádiz. El conjunto gaditano, tercer clasificado, se atascó en su feudo (0-0) ante el penúltimo, el Lorca.

Los andaluces pagaron su falta de puntería con un empate que les podría hacer caer al final de la jornada hasta la quinta plaza, en función de lo que hagan esta tarde el Granada y el Real Oviedo. El conjunto que dirige Álvaro Cervera tomó el mando con Alberto Perea y Álex Fernández buscando las incursiones de Álvaro García por la banda izquierda. El hombre más adelantado de los cadistas ayer, Jona, estuvo muy participativo, pero desafortunado, sobre todo en dos acciones seguidas en la recta final del primer tiempo.

El lateral Fede Vega le rebañó un balón cuando estaba solo y en el añadido fue el portero Dorronsoro quien le negó el gol al detener con agilidad un remate del ariete hispanohondureño. El Lorca solo tuvo en la segunda parte un buen remate de cabeza de Pomares a la salida de una falta lateral que se fue alto y a pesar de sumar un punto en uno de los aspirantes al ascenso continúa en una situación muy delicada en su pugna por eludir al ascenso.

En esa guerra, libraron una batalla directa el Barcelona B y el Nástic en el Miniestadi, saldada con un empate (1-1) que a ambos les sirve de poco en su objetivo de poner tierra de por medio con las posiciones de descenso. Tras un primer tiempo sin ocasiones, en la segunda mitad fue el filial 'culé' quien fabricó las mejores situaciones de gol, las más claras con Marc Cardona como protagonista.

En la primera, el ariete ilerdense caracoleó en la línea de fondo y cedió un asistencia a Ballou que, desde el punto de penalti, vio cómo la defensa del Nástic desviaba a córner su disparo. Pocos minutos después, Cardona volvió a aparecer inventándose un contragolpe de manual tras un córner mal sacado de los visitantes que abortó Dimitrievski al mostrarse acertado por partida doble para frustrar un doble remate de Aleñá. Kakabadze abrió el marcador en el minuto 65 para dar una ventaja a los visitantes que Marc Cardona neutralizó doce minutos más tarde.

En ese camino hacia la permanencia el que sí consiguió dar un paso importante fue el Almería, que derrotó (2-1) a la Cultural Leonesa, equipo que marca la zona de descenso y al que ya aventaja en siete puntos. Una ventaja a la que se le une el coeficiente particular, tras el empate sin goles de la primera vuelta en el Reino de León.

El partido fue intenso desde que comenzó y hasta el final, rodeado de la incertidumbre del corto marcador. El Almería lo controló en la primera parte y se adelantó en el marcador con goles de Gaspar y Rubén Alcaraz.

En la segunda parte ganó la propuesta la Cultural. El riesgo con el que actuó el equipo de Rubén de la Barrera igualó el partido. No logró hacer lo mismo en el marcador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos