El Industrial luce músculo en ataque

El fabril David gana un balón dividido a Carlinos. /  JOAQUÍN PAÑEDA
El fabril David gana un balón dividido a Carlinos. / JOAQUÍN PAÑEDA

Contundente remontada del conjunto fabril, que desarboló al Avilés tras el descanso para lograr su cuarto triunfo consecutivo como local

NAVÉS GIJÓN.

Demostración de fortaleza ofensiva del Gijón Industrial, que goleó (4-1) al Avilés y logró su cuarto triunfo consecutivo en Santa Cruz. El conjunto fabril se desató tras el descanso y arrolló a un conjunto blanquiazul que sigue sin aumentar su exiguo margen respecto a la zona de descenso.

El dominio del Gijón Industrial fue absoluto salvo en los diez primeros minutos, una fase del partido que transcurrió con cierta igualdad. El conjunto fabril exhibió durante toda la tarde una enorme efectividad.

El primer tanto, sin embargo, cayó del lado avilesino. En el minuto 25, Nuño envió el balón a la red tras una jugada absurda. Nicieza dio un mal pase a Vilches, que falló en su golpeo y dejó la pelota en bandeja a Nuño.

Tres minutos después, el Industrial devolvió el golpe con el tanto del empate. Dani Peláez lanzó una falta, el meta Borja rechazó el balón y Niciera estuvo atento para empujarlo a la red.

El Gijón Industrial pudo culminar la remontada antes del descanso. En el minuto cuarenta, Dani Peláez realizó un gran pase a Villa, que se revolvió para armar el disparo. Su tiro salió desviado por muy poco de la meta avilesina.

Ya en la segunda mitad, el Gijón Industrial logró romper el esquema defensivo del Avilés para hacer su segundo gol, tras una gran jugada colectiva al primer toque. Villa capturó un centro raso y batió con el interior del pie a Borja.

El tercer gol de los fabriles llegó tres minutos después, en un envío largo que Dani Borreguero recogió en campo contrario. Tras el bote, el exjugador del Sporting enganchó una volea que se coló por la escuadra. Fue la jugada más aplaudida de la tarde en Santa Cruz.

El Gijón Industrial resolvió la goleada en el minuto 72 al transformar un penalti señalado por mano de Expósito. Villa no perdonó desde los once metros y engañó al meta con un potente remate dirigido a la escuadra.

El Avilés apenas logró generar peligro durante todo el partido, más allá de alguna acción puntual. La derrota deja tremendamente tocado al conjunto blanquiazul, instalado en la zona baja. Mucho más tranquilo respira el conjunto que dirige Viti Amaro, cerca del ecuador de la tabla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos