«Jugar este partido siempre era lo más para nosotros»

Jerkan y Monchu posan con sus camisetas en el patio de la Universidad Laboral. /  DANIEL MORA
Jerkan y Monchu posan con sus camisetas en el patio de la Universidad Laboral. / DANIEL MORA

«No por ser del Sporting o del Oviedo nos vamos a llevar mal», apunta el exrojiblanco, que espera poder ver pronto en Primera el duelo regional Jerkan y Monchu rememoran sus duelos en los derbis de los años noventa

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

«Pero bueno, ¡estás para jugar!», bromea Nikola Jerkan al encontrarse a Monchu en la entrada principal de la Laboral. Ambos se funden en un abrazo antes de ponerse al día de sus actuales ocupaciones, siempre con un balón como protagonista. EL COMERCIO es testigo de la conversación deportiva entre dos antiguas referencias del Oviedo y del Sporting que conocen como pocos la sensación de vivir en derbi asturiano desde dentro. A principios de los noventa se midieron en dos ocasiones en Liga, con un balance de una victoria para cada uno. De cara al domingo no se atreven a hacer un pronóstico, pero sí intuyen que será «un partido difícil, con pocas ocasiones y mucha tensión», según Jerkan. El fútbol ha cambiado, aseguran, pero la esencia de un Oviedo-Sporting sigue siendo la misma.

Un derbi regional marcó en parte las trayectorias de Jerkan y Monchu como azul y rojiblanco respectivamente. El croata recuerda con nitidez su primer partido en el antiguo Carlos Tartiere en un Trofeo Principado. «¡Me expulsaron y eso que nunca fui un jugador duro!», lamenta con gracia: «Yo llevaba poco tiempo aquí y se notaba la tensión en el ambiente, así pronto asumí que era un partido especial». Monchu, por su parte, no oculta su felicidad tras el Sporting-Oviedo de la temporada 91-92 en el que fue el autor del gol que dio la victoria a su equipo: «Para nosotros, jugar este partido siempre era lo más. ¡Ese día crecí unos cuantos centímetros!».

Aquella lejana rivalidad ha derivado ahora en una buena relación que se estrechó aún más al coincidir en los cursos de entrenador. «No por ser del Sporting o del Oviedo nos vamos a llevar mal. Nosotros en nuestra época siempre nos llevamos bien, luego saltabas al campo y ya no había amistad ni nada, a muerte todos, pero fuera siempre hubo total cordialidad».

Nikola Jerkan«El Oviedo mejoró a raíz del cambio al sistema con tres centrales» «Anquela ha recuperado a todos sus jugadores y viene con buena línea» «Son quince años sin un partido así y eso lo convierte en una circunstancia extraña»Monchu«El Sporting parece un equipo más compacto respecto a la etapa con Paco Herrera» «Sergio es la pieza más importante junto a Santos, que está en un gran momento» «Ojalá el derbi sirva como acicate para consolidar a los dos equipos arriba»

De las batallas en el campo, Monchu recuerda entre risas la tensión con Gorriarán: «Era el que estaba encima de mí, dándome estopa». De Jerkan destaca que «era un jugador muy elegante, distinto para los defensas de aquella época, algo parecido a un Piqué en esta época». El croata le devuelve los elogios y destaca del exdelantero rojiblanco su capacidad de trabajo. «Era atacante cuando su equipo tenía el balón, pero también el primero en defender cuando no lo tenía. Cuando estabas cerca de ti no podías estar tranquilo».

Tras repasar sus años en activo, la conversación deriva rápidamente hacia el derbi del domingo. Monchu considera que se trata de un partido en el que «no hay favorito». «La motivación es tan especial que lo cambia todo», explica. Jerkan asiente al escuchar el comentario y recuerda que los duelos entre el Oviedo y el Sporting «suelen ser partidos con pocos goles y mucha tensión». El croata, además, da una importancia especial a la figura del árbitro, «que debe ser veterano para saber llevar el partido».

Un partido sin favorito

Ambos equipos llegan al derbi con buenas sensaciones tras superar malas dinámicas desde el inicio de la temporada. Jerkan destaca que el Oviedo «está siendo más regular». «La mejora llegó a raíz de cambiar el sistema a uno con tres centrales, que le da mayor equilibrio y hace que el equipo se siento más seguro y cometa menos errores», apunta. El exdefensa azul valora además el buen rendimiento que están ofreciendo los dos laterales, «con mucho protagonismo en el juego».

Monchu, por su parte, considera que el Sporting está ofreciendo una imagen de solidez en El Molinón, «pero fuera, aunque está jugando bien, siempre tiene un despiste que le cuesta muy caro». El de Luanco, no obstante, considera que los rojiblancos han experimentado un notable crecimiento en las últimas semanas. «Parece un equipo más compacto respecto a la etapa con Herrera. Antes tenía una dinámica negativa, iba hacia atrás, y ahora se nota un mayor optimismo», destaca.

Ni uno ni otro se atreven a hablar de un claro favorito para el partido del domingo, aunque Jerkan sí considera que el Oviedo «llega al derbi algo mejor que el Sporting». El exfutbolista azul recuerda además que Juan Antonio Anquela «ha recuperado a todos sus jugadores y viene con una buena línea de resultados incluso fuera de casa ante rivales muy fuertes». Parte de su éxito, asegura, viene del buen nivel que están exhibiendo Berjón y Aarón, «dos jugadores fundamentales».

Por el bando rojiblanco, Monchu pone el foco de atención en dos de sus futbolistas. «El más importante creo que es Sergio. Es la pieza angular de todo. También es muy importante Santos, que está en un gran momento», valora. En ese punto, Jerkan pone encima de la mesa el nombre de Jony, «que va a estar motivado por su paso por el Oviedo».

Tanto el exrojiblanco como el exoviedista reconocen estar notando a nivel de calle un seguimiento especial hacia el derbi del domingo. «Son quince años sin un partido así y eso lo concierte en una circunstancia extraña», explica Jerkan. Monchu, eso sí, lamenta que el duelo regional haya perdido parte de su identidad a nivel de jugadores por la globalización que ha sufrido el fútbol en los últimos años. «Antes éramos todos de aquí salvo dos o tres como Jerkan, que al final ha acabado siendo un asturiano más. Por eso ahora coincidimos y tenemos tan buena relación», afirma.

Jerkan y Monchu se despiden con la promesa de reunirse el próximo año si los dos equipos vuelven a coincidir, pero en Primera División. «La única pena de este derbi es que no sea en lo más alto. Ojalá sirva como aliciente para consolidar a los dos equipos arriba, como en los años noventa», concluye Monchu. Un trozo de la historia de esos derbis la protagonizaron él y Jerkan, aunque siempre con la sana rivalidad por bandera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos