El Lealtad se ahoga en la orilla

El guardameta Tejero y el defensa Mendi, con un rival, en el suelo. /  VALDIVIELSO
El guardameta Tejero y el defensa Mendi, con un rival, en el suelo. / VALDIVIELSO

El conjunto maliayo despachó un encuentro muy serio, pero cayó derrotado en Burgos en el tiempo añadido

OPTA BURGOS.

El Lealtad perdió un punto de oro que ya palpaba con sus manos en el tiempo añadido. El equipo de Roberto Aguirre vio como el jugador del Burgos Carlos Álvarez, en el minuto 94, alojaba el balón en el fondo de las mallas de la portería de Tejero, tirando por tierra todo el serio trabajo realizado por el conjunto maliayo (2-1).

2 BURGOS

0 LEALTAD

Burgos:
Saizar; Andrés, Aritz Borda, Julio Rico (Ayoze, m. 3), Eneko; Cusi, Beobide (Carlos Álvarez, m. 62); David Martín, Abel Suárez, Ramón Blázquez (Iker Hernández, m. 52); y Adrián Hernández.
Lealtad:
David Tejero; Keko, Mendi, Omar, Mauri; Jorge (Carbonell, m. 90+2), Álex Blanco, Rodri, Medori (Cueto, m. 88); Robert y Montero.
Goles:
0-1: m. 23, Aritz Borda. 1-1: m. 65, Adrián Hernández, de penalti. 2-1: m. 90+4, Carlos Álvarez.
Árbitro:
Leo Ollo (Comité Navarro). Amarillas a Cusi, Adrián Hernández y Borda, por el Burgos; y a Montero, Omar y Medori, por el Lealtad.
Incidencias:
El Plantío. 2800 espectadores.

De inicio, el encuentro estuvo marcado por la frialdad del ambiente, que se trasladó también al juego. El Burgos quería ser protagonista, aunque evidenciaba sus problemas para generar profundidad y ocasiones de gol, y el Lealtad esperaba atrás con orden, buscando sus opciones al contragolpe gracias a la velocidad de Mauri por la izquierda y de Jorge por la derecha.

Parecía difícil que el marcador se moviera sin que ninguno de los contendientes disparara entre palos. Pero sí fue posible, ya que en el minuto 23 los maliayos lograron ventaja en su segunda aproximación. Mauri ganó la línea de fondo y buscó el área, donde el central local Borda trató de despejar y sorprendió a su compañero Saizar (0-1).

El tanto le pesó a un Burgos en crisis y llevó los murmullos a la grada. Las dudas de la afición se trasladaron también al césped y la incapacidad burgalesista se acrecentó, facilitando el trabajo al Lealtad, que antes del descanso buscó el 0-2 en una acción de estrategia mal finalizada por Álex Blanco, que chutó flojo a las manos de Saizar. El Burgos, por su parte, era simple hasta la desesperación: apertura a banda y centro al área. Siempre sin encontrar rematador.

Tras el descanso, buscó más el gol el Burgos y tuvo algunos problemas el Lealtad, que había vivido un primer tiempo muy cómodo. Tejero, así, comenzó a trabajar, teniendo que intervenir a disparos de Cusi y Andrés antes de que Abel cabeceara alto y Adrián pidiera penalti en una acción en el minuto 62. No estimó el colegiado que hubiera sucedido nada punible en la acción, algo que sí apreció en el 65, cuando un centro lateral dio en la mano de un defensor. El canario Adrián Hernández no desaprovechó la pena máxima y puso las tablas en el marcador (1-1).

La igualada pudo romperse por la vía rápida, ya que en el 67 Medori dispuso de la oportunidad más clara para los maliayos, pero Saizar desbarató la gran acción de Álvaro Montero dentro del área, que había cedido para la llegada de su compañero desde segunda línea.

A partir de ese instante, los de Aguirre apenas pudieron pisar campo rival, centrando sus esfuerzos en mantener el orden defensivo y aprovechar las prisas locales. Ponían todo el corazón los burgalesistas, que acumulaban hombres en el área, pero poca cabeza, y eso ayudaba a que el Lealtad acariciara un punto que sabía a gloria.

Una acción resumió a la perfección la ansiedad local. En el minuto 88, tanto Carlos como Adrián se encontraban en posición inmejorable para dar la vuelta al marcador, pero se estorbaron dentro del área. Parecía que el Lealtad regresaría a Les Caleyes con un precioso botín cuando todo se fue al traste por obra y 'desgracia' de un asturiano, el punta Carlos Álvarez, que en el minuto 94 recibió de Cusi, dentro del área, y se revolvió a las mil maravillas para batir a Tejero y tirar por tierra 93 minutos de trabajo maliayo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos