El Lealtad convence en Amorebieta

El maliayo Montero celebra su gol tras batir al meta Zabal desde los once metros. / OSKAR MATXIN.
El maliayo Montero celebra su gol tras batir al meta Zabal desde los once metros. / OSKAR MATXIN.

Montero y Jorge dieron ventaja al conjunto de Roberto Aguirre, que mereció la victoria pese a los apuros finales tras la expulsión de Agus

FRANCISCO PRIETO AMOREBIETA.

Primera alegría de la temporada para el conjunto que dirige el técnico Roberto Aguirre. No era fácil comenzar la competición en un campo tan complicado como Urritxe, pero el Lealtad supo leer muy bien el encuentro. Dos goles, uno de Montero desde los once metros y otro de Jorge, ambos en el primer periodo, refrendaron las buenas sensaciones del equipo maliayo. La expulsión de Agus, ya en el tramo final, complicó su situación. También, en un tiempo añadido no apto para cardíacos, el gol de local Arana para el Amorebieta, que, incluso, pudo arañar el empate, pero un paradón espectacular de Javi Porrón permitió estrenar a lo grande a los asturianos este inicio de curso.

1 AMOREBIETA

0 LEALTAD

Amorebieta:
Zabal, Agirrezabalaga, Juaristi, Aurtenetxe, Morgado (Arana, m. 78), Seti, Juan Martín (Aritz Mugica, m. 53), Mikel Álvaro, Gorka Iturraspe (Ubis, m. 77), Iker Seguín y Jon Ander
Lealtad:
Javi Porrón, Nachín, Omar, Álex Blanco, Keko, Mendi, Agus, Jorge, Róbert (Pablo Acebal, m. 90), Montero y Fassani (Borja, m. 74)
Goles:
0-1: m. 17, Montero, de penalti. 0-2: m. 39, Jorge. 1-2: m. 90+2, Arana.
Árbitro:
López Parra (Comité Cántabro). Expulsado, por doble amarilla, el maliayo Agus (m. 81). Además, amonestó a los locales Juan Martín y Morgado y al visitante Álex Blanco.
Incidencias:
Urritxe, 800 espectadores.

Los maliayos firmaron unos veinte minutos casi perfectos ante un Amorebieta sorprendentemente ofensivo con dos puntas. Fassani, con un disparo desde la frontal ligeramente desviado, daba un primer aviso para los de Villaviciosa, muy verticales en su juego y con una gran posesión de balón. Montero y el propio Fassani en la punta de lanza creaban muchas dudas a la zaga con sus movimientos. En uno de ellos, Montero supo forzar el derribo de Juaristi dentro del área. El árbitro no lo dudó y el propio delantero tomó la responsabilidad para adelantar a los suyos en el marcador.

Disparo al palo

Tras el 0-1, los vizcaínos despertaron del letargo y, durante diez minutos, llevaron la intranquilidad a una zaga asturiana algo dubitativa. En esos momentos, Jon Ander, con un disparo al larguero, desperdició la mejor oportunidad local tras un buen despeje de Javi Porrón a disparo lejano de Iker Seguín.

A pesar de echarse atrás, los de Roberto Aguirre sabían que arriba tenían mucha calidad. De esta manera, Róbert midió un pase perfecto a Jorge y este, lejos de asustarse, se plantó ante el guardameta para batirle de una perfecta vaselina. El 0-2 supuso un mazazo para los vascos, que, incluso, pudieron ver incrementada su desventaja si no llega a ser por una buena intervención de Zabal al responder a un buen intento del omnipresente Montero.

Nada cambiaba al empezar la segunda mitad. El Lealtad dominaba a placer y se gustaban triangulando el cuero cerca del área con sus hombres más ofensivos disfrutando del encuentro. De nuevo Zabal salvaba a su equipo. Esta vez, a volea de Mendi. Cumplida la hora del encuentro, el Amorebieta volvió a despertar y, aunque, con no mucha claridad, fue ganando metros en ataque. Eso sí, sin demasiada convicción. El conjunto maliayo no ofrecía fisuras en su entramado defensivo y el tiempo pasaba sin mayores novedades.

Paciencia

La expulsión del centrocampista Agus a nueve minutos para el final complicaba el panorama. Pero los de Roberto Aguirre no perdían el orden y se limitaba a mantener la paciencia con el reloj a favor. Pero todo pudo saltar por los aires en una acción inesperada. Arana, con la testa, en el segundo minuto de la prolongación, enviaba al fondo de las mallas un buen servicio desde la derecha para poner emoción a un encuentro que tuvo una jugada aún más decisiva.

En la última acción, de nuevo Seguín probó con un disparo con mucho veneno, pero allí apareció la figura alargada de Javi Porrón para, con las manos, enviar a córner el esférico y evitar un contratiempo que no hubiera sido justo para los méritos del Lealtad.

Fotos

Vídeos