El Lealtad sorprende al Logroñés y recibe un soplo de aire fresco

Álex Blanco trata de frenar el avance de un rival. /  JUAN MARÍN
Álex Blanco trata de frenar el avance de un rival. / JUAN MARÍN

Un gol de Montero, de cabeza, en la segunda mitad, permite a los maliayos acercarse a dos puntos de la promoción

OPTA LOGROÑO.

No ganaba el Lealtad a domicilio desde la primera jornada de Liga y ayer se medía a un rival enrachado -nueve partidos sin perder-, pero esto es fútbol y aquí solo se puede vivir del presente. El actual del conjunto maliayo es positivo porque ve la luz -ya está a dos puntos de la promoción- después de su victoria por 0-1 en Las Gaunas ante la Unión Deportiva Logroñés.

Fue un triunfo sufrido sobre todo porque el bloque riojano dominó el balón y generó ocasiones para haberse incluso llevado el choque. En este sentido, los de Roberto Aguirre hicieron valer sus dos llegadas al área contraria para marcar, por mediación de Montero, a falta de un cuarto de hora en una jugada de estrategia, y trabajar después a destajo para llevarse tres puntos de oro.

El Lealtad llegó a Logroño con la intención de aguantar el mayor tiempo posible sin recibir gol. Para ello, quiso no meterse demasiado atrás porque sabía que podía sufrir ante el excesivo dominio del cuadro local y que por insistencia los de Sergio Rodríguez acabarían llevándose el premio del gol.

Tras el descanso, cuando más estaba sufriendo el Lealtad, vino el oxígeno a modo de gol de Montero. Un cabezazo espectacular tras una falta. Quince minutos largos debió resistir después el equipo de Villaviciosa. Tejero salvó una ocasión ante Rayco y las subidas de gemelos limaban segundos para que el Lealtad se reivindique con tres puntos vitales que le hacen creer en la permanencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos